Que el frío no te detenga

Consejos para entrenar durante la temporada de invierno

Abrígate bien y sigue con tu rutina habitual.
Abrígate bien y sigue con tu rutina habitual.
Foto: Shutterstock

patricia.prieto@laopinion.com

Si eres de las personas que trota, monta bicicleta o camina a diario al aire libre para mantenerte saludable, no tienes porqué dejar de hacer tu habitual ejercicio durante los días fríos, nublados o lluviosos del invierno.

“El frío no debe afectar nuestra rutina diaria de actividad física. Hay que tener en cuenta que el ejercicio activa nuestro sistema inmunológico y nos ayuda a prevenir o combatir resfriados y otras infecciones virales, que son comunes en esta época del año”, dice la doctora Marissa Vásquez, especialista en Medicina Deportiva en Kaiser Permanente en Los Ángeles.

Y para orientar a las personas sobre la mejor manera de hacer ejercicio al aire libre en esta temporada, la doctora Vásquez ofrece estos cinco consejos:

1. Vestir en capas. Uno de los errores más comunes es el vestirse demasiado abrigado para hacer ejercicio. Esto no solo es incómodo sino también puede resultar en el sobrecalentamiento del cuerpo.

Hay que recordar que si nos vestirnos en capas, conforme la temperatura del cuerpo aumenta, solo será necesario quitarnos una capa. Las prendas de vestir deben permitir la transpiración y ser de secado rápido.

2. Proteger manos, orejas y labios. Estas partes del cuerpo que por lo regular siempre dejamos al descubierto, deben cubrirse. Hay que usar guantes y sólo removerlos cuando las manos comiencen a sudar. Los labios se deben proteger con crema labial humectante y las orejas con un gorro de lana u orejeras de invierno.

3. Tener bien hidratado el cuerpo. Aunque pareciera que en invierno no necesitamos de la misma cantidad de agua que se requiere en el verano, la hidratación es fundamental para mantenernos sanos. Nuestro cuerpo debe mantenerse hidratado todo el año.

“El tomar agua ayuda con la digestión, la absorción, la circulación sanguínea, la creación de saliva, el transporte de los nutrientes a las células y la regulación de la temperatura corporal. Necesitamos tomar agua a diario para que todas esas funciones se desarrollen normalmente”, especifica la galena.

4. Usar el equipo deportivo apropiado para la condición climatológica. Por ejemplo si se corre en terreno sin pavimentar, hay que usar zapatos de trotar en terreno variado.

5. Seleccionar el mejor horario del día. En la temporada de invierno, e incluso en las primeras semanas de la primavera, las primeras horas de la mañana están muy frías. Ante ello se recomienda hacer ejercicio al aire libre entre las 9 a.m. y las 4 p.m. para evitar las molestias del frío.