Pruebas de vacuna contra el ébola en Liberia, a punto de comenzar

Los medicamentos que se probarán en 30,000 personas están por llegar a África
Pruebas de vacuna contra el ébola en Liberia, a punto de comenzar
Un trabajador sanitario en Berlín trabaja con un traje especial contra el ébola.
Foto: EFE/EPA / TOBIAS KLEINSCHMIDT

Londres – Los avances en las pruebas de medicamentos contra el virus del ébola siguen su avance, al igual que la epidemia de la enfermedad en África Occidental, donde los contagios continúan.

La agencia EFE informó que la farmacéutica británica GlaxoSmithKline (GSK) envió hoy una remesa de su vacuna experimental contra el ébola a Liberia para comprobar su efectividad entre voluntarios en el país africano.

En un comunicado, la empresa indicó que se han enviado por avión 300 viales de la vacuna, que está previsto que lleguen hoy mismo a su destino, donde se someterá a una nueva fase de análisis clínicos entre 30,000 personas durante las próximas semanas.

El antídoto, producido en colaboración con los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NIH, en inglés), ha sido ya probado en una fase inicial en 200 voluntarios sanos en el Reino Unido, EEUU, Suiza y Mali, y los resultados indican que tiene “un perfil de seguridad aceptable”.

Para comprobar su efectividad, debe ahora probarse en países afectados por la epidemia de ébola, como Liberia, donde se probará en un experimento a gran escala entre 30,000 personas, entre ellas trabajadores sanitarios, a un tercio de las cuales se ofrecerá la vacuna y al resto otro fármaco o placebos.

Según GSK, esta vacuna potencial ha sido elaborada usando un virus de resfriado de chimpancés -adenovirus tipo 3- como portador de material genético benigno de la cepa del virus del ébola del Zaire, responsable del brote actual en el oeste de África.

El presidente de vacunas globales de GSK, Moncef Slaoui, manifestó que el envío de hoy demuestra que la empresa, que trabaja en cooperación con la Organización Mundial de la Salud (OMS), avanza “en el desarrollo acelerado de una vacuna para el ébola“.

Si la vacuna protege a estas personas (los voluntarios), como esperamos que así sea, podría contribuir significativamente a los esfuerzos para controlar la epidemia y prevenir futuros brotes”, afirmó el experto.

Slaoui recordó no obstante que la vacuna “aún está en desarrollo” y futuras campañas de vacunación dependerán de que la OMS y los reguladores concluyan que “protege contra el ébola sin causar efectos secundarios significativos”.

GSK y el resto de organizaciones implicadas en la elaboración de este producto planean realizar más ensayos en los próximos meses en otros países afectados, como Guinea y Sierra Leona.

Mientras tanto, en Ginebra la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que el combate contra la epidemia de ébola sigue siendo extremadamente difícil y la situación muy preocupante, por lo que advirtió contra los falsos optimismos.

“Yo hago esta analogía. Hace seis meses en la cama había dos cobras y nadie podía acostarse. Ahora sólo hay una, pero eso no significa que podamos apagar la luz e irnos a dormir“, afirmó en rueda de prensa el director general adjunto de la OMS, Bruce Aylward, encargado de la respuesta operacional a la epidemia.

Los poco más de seis meses de intenso combate contra la epidemia que asuela Guinea Conakri, Liberia y Sierra Leona, han dado sus frutos, y por primera vez desde que comenzó el brote, se han contabilizado cuatro semanas seguidas en los que ha habido reducción de contagios en los tres países.

En los últimos 21 días (el periodo de incubación del virus es de aproximadamente tres semanas) se han contabilizado 463 casos en total, incluyendo casos sospechosos y probables, en Sierra Leona, 109 en Guinea y 21 en Liberia, “lo que constituye una reducción sustancial, una tendencia muy bienvenida”, afirmó.

“Sin embargo, estamos preocupados porque esta reducción conlleva una cierta complacencia y ese es el peor riesgo. El objetivo debe ser únicamente el de reducir los casos a cero“, señaló.

Uno de los aspectos más preocupantes actualmente, es que sólo el 50% de las infecciones registradas provienen de una lista de contactos de la que se tiene conocimiento, lo que indica que aún hay muchas cadenas de transmisión desconocidas.

Otro de los aspectos preocupantes es que existe una intensa transmisión en las tres capitales, lo que dificulta el control del contagio, dado el número y movimiento de personas, la falta de control social, y los movimientos migratorios, agregó.