Republicanos no han abandonado la reforma migratoria, afirma legislador

Legislador por Nuevo México, Steve Pearce, asegura que el Congreso la discutirá “paso por paso”
Republicanos no han abandonado la reforma migratoria, afirma legislador
El “Secure our Borders First Act” busca estrechar el cerco a los inmigrantes indocumentados.
Foto: Archivo

Washington, D.C. – Pese a que el tema de inmigración mantiene dividido a su partido, el legislador republicano por Nuevo México, Steve Pearce, asegura que su bancada no ha abandonado la reforma migratoria y que el Congreso la discutirá “paso por paso”.

“Estamos discutiendo sobre cómo reformar la inmigración legal… toma hasta 20 años conseguir una respuesta para venir acá con una visa legal, y creo que la gente no acepta esperar tanto tiempo”, dijo Pearce en entrevista con este diario.

La semana próxima, la bancada republicana en la Cámara de Representantes someterá a voto un proyecto de ley del congresista republicano, Mike McCaul, quien preside el Comité de Seguridad Nacional.

Ese proyecto de ley, conocido en inglés como “Secure our Borders First Act”, enfatiza en la seguridad fronteriza y estrecha el cerco a los inmigrantes indocumentados.

Sin embargo, Pearce reiteró la queja de su partido de que el presidente Barack Obama se excedió en sus poderes ejecutivos al anunciar los alivios migratorios, e insistió en que la reforma migratoria tiene que adoptarse “paso por paso” y no de forma integral.

“Lo primero es la seguridad fronteriza”, subrayó.

El legislador no apoya una vía hacia la ciudadanía, pero cree que hay cabida para un programa de “trabajadores huéspedes”, que tendría el apoyo de los conservadores y respondería a las necesidades del mercado laboral.

Pearce asegura que trabaja conjuntamente con el congresista demócrata por Texas, Beto O´Rourke para introducir enmiendas al proyecto de ley de McCaul.

También solicitará audiencias para el “Acta de Familias Estadounidenses Unidas”, que presentó conjuntamente con O´Rourke en la pasada sesión legislativa, pero que no fue sometida a voto.

Esa iniciativa bipartidista, sin embargo, sólo autorizaría la revisión de un pequeño número de casos de personas acusadas de infracciones menores y no beneficiaría a la mayoría de los indocumentados.

En la 114 sesión legislativa, Pearce es optimista de que el Congreso podrá avanzar en “soluciones prácticas y de sentido común” al problema de la inmigración ilegal, no una “amnistía” que, según él, es rechazada por la mayoría de los estadounidenses.

Su posición contraviene la del creciente número de grupos conservadores que, según las encuestas, apoyan una reforma migratoria.

Por otra parte, el republicano reconoció que su partido sufre de una pobre imagen frente a los votantes latinos pero, de cara a los comicios de 2016, cree que su correligionarios podrán ganar terreno entre este bloque porque “no todos los hispanos creen en una amnistía o en fronteras abiertas”.

“Tenemos que seguir acercándonos a los hispanos sobre muchos temas, porque los hispanos coinciden con nosotros en asuntos como la defensa de la vida, la responsabilidad personal, no se concentran en solo un tema”, señaló Pearce.