Sobreviviente de masacre en Queens continúa en estado crítico

La menor fue sometida a un coma inducido

Nueva York — La pequeña Christina Walker (12), única sobreviviente de la masacre ocurrida la madrugada del sábado en Queens, continúa en estado crítico pero estable, confirmó a El Diario un portavoz del Hospital Long Island Jewish.

La jovencita recibió un disparo en la cabeza a manos de su padre Jonathon Walker (34), quien se suicidó luego de asesinar a sangre fría a su hija Kayla y a Shantai Hale y Viola Warren, de 31 y 62 años, esposa y su suegra de Walker, respectivamente.

El hospital no dio más detalles del estado de salud de la niña, pero trascendió que la bala salió cerca del ojo. Pese a la conmoción, la valiente jovencita fue capaz de llamar al 911 y caminar con dificultad en las escaleras para abrir la puerta a los policías. Christina fue sometida a un coma inducido.

Ayer, el Departamento de Policía no había determinado el móvil del crimen, pero al parecer estuvo relacionado con la violencia doméstica. El fiscal de Queens, Richard A. Brown, dijo que la tragedia revela una vez más el costo humano y el horror del abuso doméstico.

“A pesar de los avances que hemos hecho en la prevención de la violencia doméstica, los acontecimientos ocurridos en el sureste de Queens muestran que no podemos limitar nuestros esfuerzos para eliminar el flagelo del abuso”, apuntó en un comunicado de prensa.

Las estadísticas más recientes de la Oficina del Alcalde para Combatir la Violencia Doméstica muestran una reducción del 41% en los homicidios en parejas íntimas desde 2002, pero la masacre del sábado desató la indignación en la Ciudad.