Antes de entrar al quirófano, elige bien al cirujano

Si tienes un proceso quirúrgico en puerta, esto debes saber para reducir los riesgos

Cuando por alguna razón de salud o estética nos sometemos a una cirugía, podemos temer que la persona en quien ponemos nuestra integridad esté capacitada para realizar la operación con éxito. Jorge Enrique Monges Jones, cirujano oncólogo, responde a las preguntas más frecuentes sobre este tema:

1. ¿Qué se debe considerar para una buena elección de un cirujano?

Primero, diferenciar entre un médico general y un médico cirujano ya que éste hizo una especialidad y es la persona entrenada para llevar a cabo actos quirúrgicos. Segundo, asegurarse que el cirujano es el especialista indicado para atender el padecimiento, ya que existen diversas subespecialidades.

2. ¿Cuáles son los errores más comunes en la elección del experto?

• Confiar en los anuncios publicitarios, ofertas o promociones, sin investigar el currículo del médico tratante.

• Quedarse con dudas cuando se asiste a la consulta.

• Y si se tiene duda o no se está satisfecho con la explicación o sugerencia del cirujano, no solicitar una segunda opinión.

3. ¿Hay manera de que el paciente garantice estar en manos de un experto?

Es difícil garantizar esto, sin embargo es importante asegurarse que sea un médico titulado en la especialidad que necesitamos, además de conocer su trayectoria. Es muy común decir que recibir atención de cirujano joven no significa que sea inexperto, por lo que de modo independiente de su edad y de que sea mujer u hombre, es importante preguntarle su experiencia, y el paciente debe investigarla.

4. ¿Qué le recomendaría a un paciente que está próximo a una cirugía?

Que exponga todas sus dudas y que las enliste para que cuando esté en la consulta no olvide ninguna. Si es necesario, que le solicite al cirujano algunos ejemplos de un caso similar al suyo y le explique el procedimiento, y las expectativas respecto a los resultados, si no le ha quedado claro.

Algo muy importante es que el paciente se sienta cómodo y confiado con su médico, que perciba responsabilidad y seriedad en todos los procedimientos y que no tema preguntar lo que sea las veces que sean necesarias con el fin de que quede satisfecho con la explicación.

También debe saber en qué consistirá la cirugía, así como los beneficios de la intervención, las opciones terapéuticas posibles y también las complicaciones que se pueden presentar.

Podemos abonar tranquilidad a nuestro estado de ánimo al momento de entrar al quirófano, si previamente hemos sido pacientes responsables, es decir, estamos involucrados en el proceso y nos comprometemos a seguir al pie de la letra el tratamiento, los cuidados y la dieta que el médico nos haya recomendado.

Colaboración de Fundación Teletón México

“Sé responsable de tu destino”

mlopezs@teleton.org.mx