Los negocios hacen un esfuerzo por abrir

Los negocios hacen un esfuerzo por abrir
"Desde temprano que hemos podido ver un aumento de publico y ventas en nuestro deli", dijo Diosmary Fernández, mientras atendía a Adelina de León.
Foto: GERARDO ROMO

“Vamos a hacer todos los esfuerzos por mantenernos abiertos”. Así de contundente y con ganas de transmitir seguridad se expresaba Michael Rosen, presidente de la Food Industry Alliance del estado de Nueva York (FIA). Mientras en algunos supermercados se observaba ya desde la mañana del lunes más actividad de lo normal y largas colas en la entrada de otros, Rosen afirmaba que a la vista de la tormenta las tiendas han reforzado las provisiones de agua, leche, pan, sopa en lata y otros alimentos.

¨Y mientras las carreteras estén abiertas y los camiones puedan circular no va a faltar en los mercados” explicaba el responsable de esta asociación que engloba a 10,000 tiendas de alimentación del estado. Ayer, en algunos supermercado no dio tiempo a poner en las estanterías con suficiente anticipación algunos de los productos que se iban agotando.

Desde esta asociación se está monitorizando el estado de las carreteras y la seguridad de conducir por ellas de tal manera que no se podía asegurar si habría entregas de mercancías el martes o los días siguientes.

El supermercado que seguro que no va a funcionar como de costumbre y ya lo advirtió ayer a sus clientes es Fresh Direct, que ya hizo público en su página web, su tienda online, que suspendía las entregas de compras el martes. “La seguridad de nuestros conductores es prioritaria”, explicaban. Desde Fresh Direct ya se anticipaban problemas para volver a hacer pedidos por los retrasos de este día.

Algunos de los restaurantes de la ciudad estaban cerrados ayer por la mañana. Desde la Asociación de Restaurantes de Estado de Nueva York se envió a los asociados una nota para que los dueños informaran a sus empleados de cancelaciones o retrasos en el transporte público. Según Chris Hickey, director regional de la Asociación, puede entrar dentro de lo posible que algunos establecimientos tengan que reducir el personal “Lo ógico es que vaya a trabajar quie es viva cerca de os restaura tes de os que trabaja porque a os que vive ejos se e hará más difíci .

Con respecto al envío de comida a domicilio, Hickey cree que hay que esperar y ver “depende de cómo estén las condiciones de transporte, no podemos poner en riesgo a la gente que lleva la comida”.

Desde esta asociación se recuerda a los restaurantes que estén cerca de la costa o lugares donde pueda haber subida del agua que refuercen las entradas, aseguren el interior de sus locales, incluidos los muebles