Que no te sorprenda el glaucoma

Esta enfermedad visual, que puede causar ceguera, afecta más a los hispanos en EEUU; sin embargo muchos no saben que la padecen
Que no te sorprenda el glaucoma
Se aconseja a los hispanos mayores de 40 y 65 años que se hagan un examen oftalmológico cada año.
Foto: Shutterstock

@PedroFrisneda

Nueva York – Actualmente en Estados Unidos, según el Instituto Nacional del Ojo (NEI), cerca de 2.7 millones de personas han sido diagnosticadas con glaucoma, una enfermedad que puede reducir lentamente la visión y causar ceguera irreversible.

Lo más preocupante es que, debido a que se trata de una condición que no presenta síntomas ni dolor en su etapa temprana, pasa desapercibida y muchos no saben que la padecen hasta que ya es demasiado tarde.

“El problema es que los primeros síntomas no existen. La persona que tiene glaucoma en etapa temprana no se da cuenta que lo padece en lo absoluto. La única manera de detectarlo o confirmar la enfermedad es con un examen médico de los ojos“, asegura la doctora Hanna Rodríguez-Coleman, portavoz del NEI.

Aparte de no presentar síntomas, la doctora Rodríguez-Coleman explica que la razón por la cual muchos no se enteran de que tienen glaucoma es debido a que esta enfermedad se produce en el área que está encargada de transmitir la visión periferal (de los costados), y los humanos están principalmente enfocados en la visión que tienen al frente.

“No nos damos cuenta de la pérdida de visión periferal hasta que se afecta la visión central. Desafortunadamente una vez que se pierde la visión con glaucoma no podemos recuperarla“, indica la especialista.

“No es como la catarata que se puede hacer cirugía y recuperar la visión. Es un daño de los nervios que una vez ocurrido no hay manera de corregirlo“, agrega la portavoz del NEI.

Según el NEI, entre las personas con mayor riesgo de sufrir glaucoma se encuentran los hispanos, especialmente los de origen méxico-americano que son mayores de 40 años, y aquellos que tienen algún familiar que haya sufrido la enfermedad.

“Los hispanos tienen mayor posibilidad de padecer glaucoma por razones genéticas, que tienden a correr en la familia. Por otra parte, esta condición está asociada con enfermedades que también tienen mayor prevalencia entre los latinos como la diabetes, la presión alta y la obesidad. Los que padecen de estas enfermedades tienen un riesgo más alto de desarrollar glaucoma”, señala Rodríguez-Coleman.

Otros grupos de alto riesgo son las personas afroamericanas mayores de 40 años y cualquiera que sea mayor de 60 o 65 años.

Por ser enero el Mes Nacional de la Concientización sobre el Glaucoma, la doctora Rodríguez-Coleman aconseja a los hispanos mayores de 40 años que se hagan un examen oftalmológico cada año.

La enfermedad se puede detectar con un examen de los ojos en el que se realiza una dilatación de las pupilas. Este examen permite al oculista u oftalmólogo ver dentro y detrás del ojo para determinar si hay signos de glaucoma y otros problemas de la visión.

“Cuando se detecta esta enfermedad a tiempo, existen tratamientos —por lo general se usan medicamentos en gotas— para controlar la presión del ojo y disminuir o desacelerar la pérdida de visión“, acota la doctora quien agrega que, si la condición está más avanzada, se puede necesitar cirugía (láser o convencional).

El NEI estima que hasta un 50% de las personas que podrían estar sufriendo la enfermedad no lo saben porque aún no han recibido un diagnóstico médico.

El glaucoma es un grupo de varias enfermedades que dañan las células del nervio óptico, que transmiten información visual desde el ojo hasta el cerebro. La forma más común es el glaucoma primario de ángulo abierto, que se caracteriza por un aumento en la presión dentro del ojo (presión intraocular). Esto ocurre cuando el fluido que circula dentro y fuera de la parte frontal del ojo drena muy lentamente.

Debido a que se trata de una condición que no presenta síntomas ni dolor en su etapa temprana, pasa desapercibida y muchos no saben que la padecen hasta que ya es demasiado tarde.

Al cumplir 40 años de edad es necesario comenzar exámenes de la vista regulares.

Para más información visite www.nei.nih.gov/health/espanol