A toda marcha defienden decisión de cerrar el metro

Las autoridades de la MTA y el Gobierno dan explicaciones sobre la medida extrema de suspender las actividades del subway
A toda marcha defienden decisión de cerrar el metro
El metro fue cerrado por toda una noche.
Foto: Getty Images

Nueva York – A dos días del paso de la tormenta Juno, que no fue tan devastadora como se anunció, las autoridades de la Ciudad continúan a la defensiva, intentando explicar la abrupta suspensión de trenes y autobuses que paralizó por completo a la Gran Manzana. Se trató de la primera vez en la historia que se suspendió el servicio del metro en anticipación de una tormenta invernal.

Tom Prendergast, presidente de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA), explicó que la decisión fue basada en “la seguridad de los usuarios y empleados y en la habilidad de restaurar servicios esenciales lo más rápido posible”, en una columna de opinión publicada el martes en el diario Daily News.

Prendergast sostuvo además que la medida tomó en cuenta el impacto de la súper tormenta Sandy en el 2012 y el temporal de nieve de diciembre de 2010, que dejó a 400 usuarios de trenes varados al igual que 600 autobuses.

“La MTA ha aprendido que durante algunos eventos climatológicos la mejor respuesta es suspender el servicio y estacionar los trenes en lugares seguros- una práctica que probó ser valiosa durante los huracanes Sandy y Irene”.

Por su parte, la organización defensora de usuarios del transporte público Straphangers Campaign pidió una revisión de los protocolos usados por las autoridades de transporte en estos casos. Su abogado Gene Russianoff dijo a El Diario que, aunque el suspender el sistema es una decisión “difícil” de tomar considerando los estragos causados por la tormenta Sandy, “quedan muchas interrogantes por contestar”.

Entre ellas el protocolo que usa la MTA durante tormentas de nieve, el rol que tuvo el gobernador Andrew Cuomo en la decisión y si se tomó en cuenta la opinión de un “defensor del cliente” en representación de los usuarios en caso de emergencias, como ocurrió durante la tormenta de nieve del 2010. En ese entonces la MTA designó un representante de los usuarios después que decenas de pasajeros quedaran varados en trenes y autobuses.

Muchos pasajeros del subway criticaron el cierre de los trenes al considerarlo excesivo, mientras otras voces sugieren que la decisión fue política. Cuando se le preguntó si el servicio sería suspendido en una rueda de prensa al mediodía del lunes junto al gobernador Andrew Cuomo, el mismo Prendergast dijo que no era necesario. Sin embargo, para las 4 p.m. los funcionarios anunciaron lo contrario.


Lee también:

Cuomo y De Blasio divididos por la nieve

Metro de NYC vuelve a la normalidad

Editorial: Contra la tormenta, inversión


Un indicio del posible roce político es la aparente descoordinación entre el gobernador y el alcalde Bill de Blasio. El alcalde le dijo a los medios el martes que se enteró de la suspensión -la primera debido a la nieve en 110 años de historia del sistema de trenes- unos 15 minutos antes de que el Gobernador hiciera el anuncio.

Aunque Cuomo tiene la jurisdicción sobre la MTA, no es la primera vez que implementa medidas que afectan a la ciudad sin previo aviso a De Blasio. Ese fue el caso durante el brote del virus ébola en diciembre, donde Cuomo ordenó una cuarentena sin la colaboración de funcionarios de la administración De Blasio.

A pesar de pertenecer ambos al partido demócrata, De Blasio y Cuomo también han estado enfrentados en el pasado por asuntos como la expansión de la educación preescolar y las escuelas charters.

?>