No tan reservada

Catalina Sandino no se hace mucha publicidad, pero cuando habla lo hace sin pelos en la lengua

No tan reservada
La actriz en una de las escenas de su última película (arriba). De verde, durante una de sus apariciones en la alfombra.
Foto: Fotos:Cortesia y getty images.

Catalina Sandino es honesta cuando se le pregunta en dónde ha estado.

“Trabajando”, dice. “Hay mucha competencia, y uno puede tener una nominación al Oscar, pero si uno no trabaja, nadie llega a golpear la puerta”, añade.

Luego empieza a enlistar la lista de proyectos en los que ha participado recientemente: The Bridge, Red Band Society, Falling Skies…y después de escuchar estos nombres, muy populares en la pantalla chica, es cuando uno se empieza a preguntar cómo es posible no haberse enterado sobre la actuación de la colombiana en estas series.

Pero tras unos minutos de conversar con ella, la respuesta surge sola: Catalina Sandino es una de las pocas actrices que se mantiene absolutamente reservada, a menos que tenga algo realmente importante qué decir.

“Cuando llego a Colombia me preguntan: ‘¿usted que ha hecho?’, porque yo no llego a Colombia y hago bombos y platillos. ¿Para qué?, si yo no tengo una película que promocionar…cuando uno no tiene nada de qué hablar, puedes ser una buena actriz, pero qué pendejada, ¿para qué llamar a los medios?, ¿para qué hacer una publicidad innecesaria”, comenta.

Pues bien, Sandino rompió su silencio porque ahora sí tiene algo interesante que quiere compartir con el mundo. La colombiana está promocionando la película “Medeas”, un filme independiente dirigido por Andrea Pallaoro, y cuyo guión está basado en la tragedia griega, en la que una madre asesina a sus hijos para vengarse por el abandono de su esposo.

El tema es impresionante, y aún más impactante es la actuación de la colombiana, quien debe interpretar a una madre de cinco hijos, quien se siente atrapada en un matrimonio infeliz, y que busca de alguna manera experimentar la vida en un apartado pueblo rural de los Estados Unidos. El reto más grande para la actriz, fue sin duda el hecho de que Christina, como se llama su personaje, también es muda.

“Medeas es una de las películas que más me ha gustado hacer, obviamente por muchas cosas, es como cuando hice María Llena Eres de Gracia, que se hizo con dos pesos, se hizo rápido…esta película se hizo con amor. Cuando veo el resultado de una película que no me gusta, yo no voy a festivales, yo no hago esto. Pero de esta película me siento orgullosa de ser embajadora”, comenta.

“Para cualquier actor es chévere tener ese reto, la primera vez que me encontré con Andrea (su director), él me abrió un libro y me dijo: ‘yo quiero que la película se vea así’, y me mostró la foto de una mujer en la playa con el vestido rasgado, era una imagen preciosa…no me tuvo que decir más para meterme en la cabeza el personaje que él quería. Empecé a aprender lenguaje de señas que es otro mundo, es súper interesante”, complementa.

Eso sí, después de tanto tiempo sin conversar con la prensa, eran varios los temas sobre los que queríamos hablar con Sandino.

¿Su película favorita al Oscar?

Vi Boyhood en un screening en Los Ángeles, y me acuerdo verla emocional, no atacada llorando, pero emocional. Me causó tristeza, pero también mucha esperanza, era una mezcla de sensaciones bien raras.

Tuve la oportunidad de trabajar con Richard Linklater (su director) hace 5 o 6 años, y después trabajé con Ethan Hawke, entonces obviamente los vi y les dije que esa película está fuera de este mundo… el contenido, cómo la escribió, fue súper sensible y realista en las relaciones con sus personajes. Me cogió unas fibras bien raras.

¿El talento de Sofía Vergara?

No sé (se queda pensando)… trabajo, persistencia. Yo creo que pagó, y hacer comedia no es fácil, hacer reír no es fácil, y uno tiene que darle eso a Sofía Vergara.

Y ¿Miss Universo?… (Recordemos que la representante colombiana acaba de ganar la corona)

Cuando era pequeña, mi papá me llevaba a las ferias de ganado…es como estar en un desfile de vacas, suena horrible, pero es un mercado de carne, la más flaca, la más bonita, la que tiene las mejores abdominale.

Yo personalmente nunca he posado para un Soho Colombia (una revista para hombres), uno tiene propuestas, pero yo siempre dije: “no me voy a quitar mi camiseta ni los pantalones”, sí lo he hecho para películas, y me siento cómoda con lo que tengo, pero eso lo hacen los modelos, no sé, siempre tengo algo contra eso, mis tetas no son lo que represento.

El cuerpo humano es precioso, pero ser juzgado por personas por tu cuerpo, por tu cara, me parece fatal