La más joven en la casa de los fósiles

Profesión: Guía en el Museo de Historia Natural de NY Edad: 21 años Vive en: Hell's Kitchen Nació en: Nueva Jersey
La más joven en la casa de los fósiles
Soley Esteves trabaja como guía de los visitantes del Museo de Historia Natural de Nueva York.
Foto: fotos: Soley Esteves.

@SilSterinPensel

Algunos no disimulan su cara de asombro; los más intrépidos le lanzan la pregunta. ‘¿Qué edad tienes tú?’ “Esperan toparse con gente más mayor y entiendo que al principio puedan tener cierto escepticismo pero cuando comienza mi visita guiada esas dudas se disipan y se relajan porque ven que sé de lo que estoy hablando”, apunta esta muchacha que, en efecto, es la dueña de ese récord: Con 19 años fue la persona más joven que solicitó a la posición de guía en la historia del museo.

Indiana Jones

“De pequeña la veíamos con mi padre y soñaba con ser arqueóloga”, cuenta. “Luego elegí antropología y estudio eso en NYU junto con un máster en estudios museográficos”.

Apasionada por las rocas, los animales y el espacio, esta muchacha de origen puertorriqueño se preparó durísimo para lograr su puesto.

“Es muy competitivo porque no hay mucha rotación. Los guías están a gusto y quizás pasa una década hasta que se abre una vacante. Tuve que tomar un curso muy intenso durante un año para lograr mi certificación y además, en base a mis intereses, diseñar mis propias visitas guiadas”.

El tour que mas le gusta es sobre la evolución. “Desde cómo se formó el universo, pasando por los dinosaurios y terminando con lo que nos es más familiar, la cultura humana. Disfruto mucho la interacción con la gente. Me gusta conversar con mi grupo”.

El Museo siempre abierto

Parte de los beneficios de su trabajo es que, para ella, las puertas del museo nunca cierran. “Tengo acceso sin restricciones y es un verdadero placer estar aquí después de hora, cuando no hay nadie“. Conoce bien el contraste ya que ofrece las visitas durante el fin de semana cuando el lugar está repleto de gente de todo el mundo.

“A veces estoy estudiando y si veo que estoy un poco desconcentrada o estresada vengo aquí a mi lugar favorito en el hall de la vida Marina”, indica.

“Me gusta sentarme bajo la ballena gigante que mide unos 94 pies. Es un lugar mágico, iluminado en tonos azules para semejar el océano y suena en el background un audio de criaturas del mar y de gaviotas. Cierro los ojos y listo, me siento tranquila”