¿A quién escuchar en el GOP?

Sigue a El Diario NY en Facebook

Cuando se habla de inmigración dentro del Partido Republicano (GOP) es difícil de identificar quien es la voz para escuchar ante las diferentes opiniones entre legisladores y políticos.

Es excelente que exista una variedad de ideas, reflejando una diversidad de puntos de vista. Pero no todas tienen el mismo valor en la disputa interna sobre que hacer con los indocumentados. Es la diferencia entre los buenos deseos y las malas acciones. Esta es una perspectiva que no debe perder de vista entre los votantes inmigrantes y aquellos que tienen entre sus prioridades el trato humano a las personas sin papeles.

La respuesta republicana al Estado de la Unión del presidente Obama es un ejemplo de ello. El mensaje general en inglés de la senadora Joni Ernst de Iowa no mencionó el tema de la inmigración. La legisladora comparte los puntos de vista del congresista Steve King, también de Iowa, en calificar la acción de Obama como una “amnistía ejecutiva” y oponerse a un camino a la ciudadanía. La estrategia fue no decir ni pío sobre inmigración, lo que molestó a algunos conservadores.

En cambio, en la respuesta republicana para los inmigrantes hispanoparlantes dada por el congresista Carlos Curbelo de Florida sí se habló de inmigración, de pedirle a Obama a que coopere para “modernizar el sistema legal de inmigración”, entre otros. Curbelo, junto a una veintena de congresistas republicanos votaron en contra de deportar a los “soñadores” y de otras medidas restrictivas incluidas en el presupuesto para el Departamento de Seguridad Interna, recientemente aprobado por la Cámara Baja.

Lástima que la postura moderada de Curbelo sea vista por los líderes partidarios de consumo exclusivo para el mercado latino y que la senadora Ernst sea realmente la nueva estrella partidaria.

¿A quién escuchar en la primaria republicana, al moderado Jeb Bush o a la lista de posibles precandidatos que compiten entre quien sella primero la frontera o expulsa más indocumentados?

Hoy hay que ver quién realmente tiene el poder en el Congreso y quienes son sus figuras. Es muy agradable escuchar la música de Curbelo, pero ahora se baila al ritmo impuesto por King. Esa es una diferencia enorme que no puede ser ignorada