Cuando la caída del precio del petróleo es mala noticia

El empleo en el sector de la energía de EE UU se resiente
Cuando la  caída del precio del petróleo es mala noticia
En enero se han eliminado más trabajos en el sector de la energía que en todo 2014
Foto: Shutterstock .

La fuerte caída de los precios del petróleo durante los últimos meses está siendo positiva para los bolsillos de los consumidores — que gastan menos dinero en gasolina—, y muchas industrias como la del transporte que están viendo bajar sus costos. No obstante, hay consecuencias negativas.

Una de ellas es que en la floreciente y hasta ahora exitosa industria del petróleo y gas en EE.UU. se están perdiendo miles de empleos.

Según la consultora Baker Hughes, las empresas de EE. UU. están parando buena parte de sus operaciones en sus torres de explotación. En 2014 por estas fechas había 240 torres más extrayendo crudo que este año. La razón es que a muchos productores no les resulta rentable mantener la actividad a los precios actuales, que rondan los $50 el barril.

Con esta situación en EE UU se anunciaron en enero los recortes de empleo más elevados de los dos últimos años. En total, las empresas dijeron que eliminarán 53,041 puestos de trabajo, un 63% más que en diciembre según cifras de la consultora Challenger, Gray & Christmas. Y de ellos, el 40% desaparecen directamente por la caída de los precios del crudo.

En concreto, y según esta firma, 21,322 puestos de trabajo se pierden por esta razón. La mayoría en la industria de la energía pero los efectos no se detienen en este sector. Hasta 1,600 empleos han sido comprometidos en las fábricas por la situación del crudo.

Peor que en 2014

En Challenger Gray & Christmas se calcula que solo en enero se han perdido más empleos en la industria de la energía que en todo 2014. ¿Cuántos más? un 42% .

“Vamos a ver más recortes de empleos relacionados con la industria del petróleo que afecten a otros sectores además de los que están directamente implicados en la exploración y explotación”, explica John Challenger, presidente de esta consultora especializada en el mercado laboral. “Todas las economías de la zona norte del país que han estado animadas por el boom del petróleo pueden experimentar una fuerte caída de empleo en comercio, construcción, alimentación y entretenimiento”.

Otra víctima es el comercio internacional de EE UU.

El déficit comercial se disparó un 17% en diciembre y no solo porque la subida del dólar esté perjudicando las exportaciones y facilitando las importaciones sino también porque ha habido un incremento en las compras de petróleo foráneo y un descenso de las exportaciones de crudo americano, justamente lo contrario de lo que ha pasado en el último año.

Se especula con que inversionistas estén comprando petróleo a bajo precio esperando que con la bajada de producción que está habiendo estos vuelvan a subir y ellos puedan colocarlo en el mercado con ganancias