Héroes en el olvido

Los porteros Guillermo Ochoa, Keylor Navas, Sergio Romero y David Ospina, figuras del mundial, comparten frustración en el banquillo de suplentes
Héroes en el olvido
Guillermo Ochoa se ha llevado una decepción con el Málaga. Foto: Mexsport

A poco más de seis meses de finalizada la Copa del Mundo de Brasil 2014, cuatro de sus héroes viven el presente sumidos en la frustración provocada por acumular minutos en el banquillo.

El mexicano Guillermo Ochoa, Keylor Navas, de Costa Rica, el colombiano David Ospina y Sergio Romero, subcampeón del mundo con Argentina, figuras del llamado Mundial de los arqueros, viven días de desgracia con minutos a cuentagotas y persistentes recuerdos de tiempos mejores, mientras comparten una certeza: pocos dolores son tan grandes como el del olvido.

Figuras de sus selecciones y poseedores de toda la confianza de sus técnicos nacionales, estos cuatro excelentes porteros no cuentan en cambio con la fe de sus entrenadores. Así es el fútbol, un juego subjetivo donde los gustos hacia los futbolistas distan de ser unánimes.

De hecho, de acuerdo a la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol (IFFHS), Navas, Romero y Ochoa figuran entre los 10 mejores porteros del mundo de 2014, pero eso no basta para devolver la alegría; por el contrario, representa más sal sobre las heridas.

EL EMBAJADOR CONTEMPLATIVO

El tico Keylor Navas (San Isidro, Costa Rica, 15 de diciembre de 1986), recientemente distinguido como embajador turístico de su país, se convirtió en una especie de héroe nacional cuando el pasado 5 de agosto se anunció su incorporación al Real Madrid.

Galardonado como el Mejor Portero de la Liga de España en 2014, tras su brillante temporada con el Levante, Navas no ha logrado enamorar al técnico italiano del Real Madrid, Carlo Ancelotti, quien tras una campaña de suplencia en el torneo de liga devolvió la titularidad y protagonismo en el arco al veterano Iker Casillas.

Navas, portero ágil, intrépido en el juego aéreo y de reflejos felinos, únicamente ha aparecido en dos encuentros de liga con el Real Madrid, además de los partidos de la Copa de España, de la cual su club ya fue eliminado por el Atlético de Madrid.

Además, el tico se ha visto un tanto titubeante en ciertos momentos de los juegos, situación normal para un hombre sin continuidad, pero que injustamente se acentúa al tratarse del portero.

De hecho, ya se menciona el nombre de David Egea como un posible fichaje próximo en el Real Madrid, lo cual agrega una interrogante más acerca del papel a futuro del tico en el equipo blanco. Egea, actualmente en el Manchester United, es el sustituto natural de Casillas en la selección de España y, así lo menciona la prensa de Madrid, también es el papel que se busca para él en el club merengue.

OCHOA, ILUSIÓN HECHA AÑICOS

En julio pasado Guillermo Ochoa (Guadalajara, 13 de julio de 1985) recibía la noticia que le permitía cerrar con algarabía y burbujas de champagne un mes fantástico. El portero mexicano se adueñó del puesto principal en su selección semanas antes del inicio de la Copa del Mundo de Brasil y culminó un torneo brillante que le abrió las puertas para firmar por el Málaga español, donde los esperaban con grandes expectativas.

Pero días antes del inicio del torneo de liga en España, el técnico del Málaga, Javi Gracia, determinó dar la titularidad al veterano camerunés Carlos Kameni, quien ha cumplido una temporada cabal sin dar opciones al mexicano, quien se vio colmado de elogios en sus dos últimas apariciones en el Torneo de Copa español.

La mala noticia para el exportero del América y del Ajaccio francés, envuelto en la rumorología que anuncia su posible salida del club español con destino a la Premier League en este mercado de invierno, es la eliminación de su equipo en la Copa del Rey española. En este torneo Ochoa sumó 540 minutos de juego, a cambio de ninguno en el torneo de liga.

A sus 29 años Ochoa tiene ante sí una decisión fundamental para su futuro: aceptar una oferta, si ésta en verdad existe, para emigrar al fútbol inglés o esperar el resto de la temporada por un posible bajón de juego de Kameni para hacerse de la titularidad en esta campaña o, ya con la experiencia en el club, luchar por el puesto bajo el arco para el próximo torneo.

SUBCAMPEÓN EN EL BANQUILLO

Sergio Romero (Bernardo de Irigoyen, Argentina, 22 de febrero de 1987) es quien ha tenido mayor actividad de los cuatro héroes en el olvido. El subcampeón con Argentina, cuestionado también durante el proceso previo a la Copa del Mundo porque varios sectores futbolísticos de su país preferían a Willie Caballero, suma 10 partidos bajo el marco de la Sampdoria, producto de una lesión de Emiliano Viviano, arquero titular del equipo y quien tras su vuelta suma cinco alineaciones en fila con Romero en el banquillo.

Romero acalló críticas durante la Copa del Mundo, donde demostró personalidad y su capacidad para transmitir seguridad a la selección de Argentina, al grado de, al día de hoy, mantener su jerarquía como titular del seleccionado albiceleste, sin embargo, esto ha resultado insuficiente para convencer a su técnico, el serbio Sinisa Mihajlovic.

También distinguido por la Federación de Historia y Estadística de Fútbol, que lo consideró como el sexto mejor portero del mundo durante el año anterior, el argentino ha sido tentado por otros clubes de la Liga de Italia, pero no ha tenido suerte en las negociaciones de algún probable traspaso.

OSPINA, APUESTA ERRÓNEA

David Ospina (Medellín, 31 de agosto de 1988) dejó atrás seis temporadas con el Niza para probar fortuna en un grande de la Liga Premier: el Arsenal tocó a la puerta del guardameta y éste aceptó con ilusión infantil, pero el resultado ha sido decepcionante.

El arquero titular de la selección colombiana suspira con dolor por el pasado cuando recuerda los 2,571 minutos jugados en la campaña previa a la Copa del Mundo de Brasil 2014.

Lo hace porque su continuidad anterior en nada se compara con los magros 180 minutos otorgados hasta hoy por su técnico, el francés Àrsene Wenger, quien no se siente confiado ni con él ni con el primer arquero del club, el polaco Wojciech Szczesny.

Ospina, al igual que el mexicano Ochoa, dejó la liga francesa, un campeonato ideal para desarrollar futbolistas jóvenes, y empacó sueños para triunfar en una liga de primera categoría, pero las cosas no le han resultado y su futuro inmediato no es promisorio, al grado de que los rumores ubican al propio Ochoa como una posible opción en el abanico del Arsenal.