Opinión: UFC, ser severo ahora o pagar el precio después

El sorprendente caso de dopaje de Anderson Silva, uno de los grandes ídolos de las artes marciales mixtas
Sigue a El Diario NY en Facebook
Opinión: UFC, ser severo ahora o pagar el precio después
Anderson Silva negó haber tomado esteroides anabólicos. Foto: archivo

El anuncio de que Anderson Silva, uno de los grandes ídolos de las artes marciales mixtas, había dado positivo de dopaje en un examen efectuado tres semanas antes de su pelea contra Nick Diaz, fue decepcionante para su legión de seguidores alrededor del mundo (cuenta con 6.3 millones en Twitter).

Pero que los resultados de ese examen se hayan revelado tres días después de su pelea de retorno al octágono, muy parecido a lo que recientemente sucedió con el campeón de los semicompletos Jon Jones (cocaína), es un golpe muy duro para la imagen de UFC, empresa para la que trabajan ambos gladiadores.

‘La Araña’ Silva negó haber tomado esteroides anabólicos, según un comunicado difundido por su manager el miércoles.

“Me han hecho pruebas (antidopaje) muchas veces y nunca he salido positivo”, dijo el amazónico de 39 años de edad.

“No he tomado ninguna droga para mejorar mi rendimiento. Mi postura con las drogas es y siempre será la misma. Estoy a favor del deporte limpio”.

La percepción de los aficionados, por más que un funcionario de la Comisión Atlética de Nevada haya explicado que los resultados del laboratorio llegaron hasta después del UFC 183, es de que UFC les falta al respeto a los aficionados al permitir que peleadores dopados suban al octágono. El rival de Silva también dio positivo, por mariguana.

UFC puede argumentar que la empresa no tiene nada que ver con el proceso de conducción de los controles antidopaje. Pero al no condenar el hecho de manera enérgica, la empresa líder de artes marciales mixtas muestra que está más del lado de defender su negocio a toda costa que la credibilidad ante sus aficionados.

“A la luz de esto, queremos asegurarnos de que Anderson cumple su debido proceso y lo apoyaremos durante este tiempo”, dijo Dana White, presidente de UFC. “Mientras este proceso avanza, Anderson continuará con su rol de entrenador de ‘The Ultimate Fighter Brasil’. Por supuesto seguiremos monitoreando las acciones de la Comisión Atlética del Estado de Nevada”.

Lo menos que UFC debería de hacer en este caso, es mantener a Silva, muy a pesar de su grandeza, fuera de cualquier actividad relacionada con la empresa. No hacerlo indica complicidad.

Falta ver si el dopaje se confirma en su prueba B, pero Chael Sonnen, quien dos veces enfrentó a Silva antes de retirarse por una suspensión a propósito de dopaje, dice que es justo creer que si un peleador da positivo por primera vez es porque ha venido incurriendo en la trampa de tiempo atrás.

“Hay dos pruebas que tomas. La primera de ellas no es la de orina. La primera es visual”, dijo Sonnen en una entrevista con Steven Crowder. “Cuando alguien se quita la camisa para subir al ring o a la báscula, lo miras. Si el tipo se ve mejor que antes, no puedes lograr eso por ti mismo. El cuerpo de Anderson Silva no parece haber cambiado para nada”.

Una de las razones por las que las que artes marciales mixtas, y en específico bajo el sello de UFC, ha crecido tanto es porque era visto como un deporte más limpio con respecto al boxeo. El octágono se puede empezar a desgarrar por manejos a la ligera.