La noche en que cada homeless cuenta

Profesión: Director de HOPE 2015, conteo de Homeless en NYC Edad: 60 años Vive en: Park Slope Nació en: Upper West Side
La noche en que cada homeless cuenta
Fernando Miranda está a cargo de programa HOPE (Homeless Outreach Population Estimate) que censa la cantidad de desamparados en la ciudad. El conteo de este año se realiza mañana.
Foto: Fotos: Cortesía DHS.

@SilSterinPensel

Para la mayoría de los neoyorquinos Juno, -la tan temida tormenta que según meteorólogos, medios y autoridades de la ciudad y el Estado seria apocalíptica-, pasó sin dejar demasiado rastro ni acumulación de nieve. Para Fernando Miranda, sin embargo, las consecuencias fueron monumentales.

“Teníamos todo listo para llevar a cabo nuestro conteo el 26 de enero. Iba a ser precisamente ese día que Juno vino a NY”, dijo Miranda, quien desde el 2007 trabaja en el Departamento de Servicios para Homeless de Nueva York.

Con el mismo ahínco y esfuerzo con que había planeado todos los detalles, este funcionario del Departamento de Servicios para Homeless, tuvo que comunicar a los casi 3,000 voluntarios que donan su tiempo para colaborar con esta enorme iniciativa que el conteo se posponía. La noche clave es mañana y Fernando y su equipo de colaboradores continúa buscando voluntarios.

“Muchísima gente se ha anotado para ayudar pero claro, el cambio de fecha ha movido los esquemas y hace que algunos que podían en enero ya no estén disponibles. Necesitamos candidatos para esta tarea tan solidaria donde todos desafiamos al frío y en equipos nos acercamos a quienes más sufren el invierno, los homeless, para tratar de saber cuántos son exactamente y para disuadirlos de pasar la noche en un shelter o refugio”.

Los miles de voluntarios recibirán mañana mismo instrucción sobre cómo realizar un breve cuestionario a los individuos que encuentren en las calles en el radio que se les haya asignado. “Desde la medianoche hasta las 4 de la madrugada todos estaremos unidos en esto”, apunta Miranda.

La meta es no solamente saber con la mayor certeza posible cuántos hombres y mujeres pasan la noche a la intemperie si no también poder alejarlos de la calle. “La persona debe estar de acuerdo y no es tarea de los voluntarios insistir si ellos no desean ir a un refugio. Es importante respetar su voluntad y que no se sientan presionados”.

Voluntario muy especial

Fernando estará acompañado por uno de sus hijos Jomack, de 20 años.

“Es su tercer conteo. Nosotros siempre dialogamos con mi familia sobre mi trabajo, sobre lo que significa ser homeless y en la cena intercambiamos ideas. Es positivo que tengan los pies en la tierra y que participen”.

Para ser voluntario visite: https://a071-hope.nyc.gov/HOPE