Agroindustria de EEUU hace fila para fin del embargo

Washington

Las principales compañías agrícolas de EEUU aplauden el esperado aumento de ventas a Cuba y desde ya han cerrado filas para que el Congreso levante de una vez el embargo contra la isla.

Hace apenas un mes, cerca de 30 de las principales empresas agrícolas, como Cargill, CoBank y la Federación de Productores de Arroz, lanzaron en Washington la Coalición Agrícola Estadounidense para Cuba (USACC, en inglés), con el objetivo de ampliar su presencia en un mercado de $1,700 millones.

Desde entonces, elaboran estrategias de cabildeo en Washington ante el Legislativo, que es el único que puede levantar el embargo.

“Creemos que un fin del embargo permitirá a los bancos y entidades privadas de EEUU facilitar crédito a Cuba, y permitirá al sector privado forjar alianzas en Cuba y entre el pueblo cubano, incluyendo a las cooperativas agrícolas y agricultores independientes”, explicó a La Opinión Chuck Lippstreu, portavoz de USACC.

“Vamos a trabajar con líderes del Congreso que apoyan un fin al embargo y estamos organizando un viaje a Cuba para que nuestros miembros puedan hablar con el gobierno cubano y con líderes empresariales”, dijo.

Chip Bowling, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Maíz, dijo que su grupo se sumó a la coalición para forjar un comercio “eficiente y que beneficie a ambas naciones”