Los precios de las rentas en Queens se disparan

En los últimos 12 meses el promedio de subida fue 30.7%

Los precios de las rentas en Queens se disparan
Sunny Side, en el condado de Queens, con Manhattan al fondo
Foto: Gerardo Romo .

Para vivir en Queens en alquiler hay que tener un presupuesto similar al que se necesita en Brooklyn.

Y unos dólares más.

El costo promedio de la renta en este condado se ha elevado un 30.7% en el último año según el informe elaborado por Jonathan Miller para el agente de bienes raíces Douglas Elliman. El precio promedio del alquiler fue de $2,905 mensual en enero cuando en Brooklyn este mismo precio fue de $2,901, tras una subida anual del 2.5%.

Cada pie cuadrado de alquiler en Queens el mes pasado fue de $41.15 y el precio promedio de un estudio quedaba en $2,382 mientras que un apartamento de dos habitaciones se disparaba hasta los $3,288. El costo mensual de los alquileres se han elevado en todas las categorías de viviendas.

El informe de Miller es parcial porque solo refleja los precios de la zona noroeste del condado en el que se encuentran barrios como Long Island City, que están siendo uno de los imanes inmobiliarios de la ciudad. Pese a que los datos no son completos si muestran una tendencia de precios y una fuerte revalorización para este área de Nueva York que puede avanzar calle a calle como en Brooklyn y Manhattan.

Resistencia

El número de alquileres nuevos a lo largo del año ha sido del 23% lo que refleja que hay una cierta resistencia a las subidas de precios (los inquilinos no renuevan y se van) además de más oferta en el mercado. Las nuevas viviendas han contribuido decisivamente al aumento de los precios.

Las tendencias que se ven en Queens indican que cada vez más zonas de la ciudad están siendo prohibitivas para la clase media y las familias de bajos ingresos que tienen que alejarse cada vez más del centro de la ciudad. En este sentido, la política de vivienda asequible gana urgencia.

Brooklyn registró una tendencia de subida de precios similar hace ya años y está experimentando un avanzado proceso de gentrificación, que desplaza a los residentes de años en favor de nuevos inquilinos y compradores que tienen capacidad y están dispuestos a pagar precios más elevados