Agresores sexuales residen cerca a preescolares

Senadores quieren cerrar laguna legal que permite a 17 abusadores vivir dentro de los límites de centros educativos
Agresores  sexuales  residen cerca a preescolares
Los recintos educativos de PreK y Kindergarden deben también estar protegidos por la ley contra abusadores sexuales.
Foto: Morguefile

Un total de 17 agresores sexuales viven a menos de 1,000 pies de distancia de recintos preescolares en los cinco condados, según un estudio revelado ayer por una coalición de senadores del estado.

La alarmante cifra es solo una muestra de los muchos más abusadores sexuales que podrían estar en la misma situación, por lo que varios legisladores se proponen someter un paquete de medidas a fin de incluir a las instituciones donde se dictan programas de Kindergarten y Prekinder, dentro de la ley estatal que prohíbe a dichos convictos clasificados Nivel 2 (riesgo medio de reincidencia) y Nivel 3 (alto riesgo de reincidencia), residir a menos de 1,000 pies de una escuela pública.

“Es algo inaceptable que peligrosos depredadores sexuales, convictos de haber cometido horrendos crímenes contra niños, estén viviendo muy cerca de las escuelas en violación a la ley estatal”, expresó el senador Jeff Klein, uno de los legisladores que encabezó el mencionado estudio que describió el caso de un hombre que fue convicto por tener contacto sexual con una niña de 4 años, en el condado de Brooklyn, y que está viviendo a tan solo 633 pies (aproximadamente 2 cuadras) de una institución de enseñanza.

El senador por El Bronx indicó que lo más sorprendente que se encontró en el estudio fue que la definición legal de “escuelas”, no necesariamente incluye a los lugares donde funcionan los programas de Pre-K y Kindergarten.

Recordó además que “con los 54,000 nuevos cupos para programas de Pre-K en la ciudad de Nueva York, muchos menores siguen estando sin la protección de la ley”.

El estudio, conducido hace seis meses y bajo el nombre de “manteniendo nuestros niños seguros de los ofensores sexuales”, detalla como 12 de los 17 criminales viven a menos de mil pies de recintos donde se dictan los programas de Pre-K y Kindergarten y que legalmente se les permite vivir porque los mismos establecimientos no están afiliados a una escuela pública. De igual modo, se halló que cinco sujetos convictos por ofensas sexuales residen a menos de 1,000 pies de una escuela pública.

En Brooklyn se detectaron a seis agresores sexuales viviendo cerca de recintos preescolares. Otros tres fueron ubicados en El Bronx, dos en Queens y uno en Manhattan. Uno de los ofensores de Queens vive a solo 211 pies (menos de una cuadra) de uno de los centros.

Sobre los cinco sujetos que están en violación de la ley estatal —que prohíbe residir a menos de 1,000 pies de una escuela pública— dos fueron hallados en El Bronx, y el resto Queens, Staten Island y Brooklyn. Las edades de las víctimas de estos 17 ofensores oscilan en un promedio de entre 4 a 14 años.

Mary Peña, residente al Oeste de la calle 24 en Manhattan, muy cerca al lugar donde se identificó que residía uno de los convictos sexuales, expresó su preocupación al respecto. “Aunque mi hijo de 3 años todavía no va a ningún programa de Pre-k, como madre me alarma que un violador pueda vivir cerca a una escuela donde haya menores. Uno nunca sabe lo que pueda pasar”, dijo.

Cuando se llevó a cabo la investigación, se determinó que Damon Ford residía a solo cuadra y media de un centro de enseñanza para menores ubicado en Manhattan, sobre la Avenida de las Américas, entre las calles 26 y 27. Sin embargo, el inmueble donde vivía el sujeto -en el Oeste de la Calle 25- está en construcción en la actualidad.

“Cuando hablamos de la seguridad de nuestros niños de Nueva York, no podemos perder un minuto en pasar esta pieza legislativa vital”, recordó el senador Martin Golden, representante por Brooklyn, uno de los miembros de la coalición de políticos que adelantaron el estudio.

El pasado 17 de febrero, la corte de apelaciones del estado de Nueva York, estuvo de acuerdo con un ofensor sexual, que completó su libertad bajo palabra, y se mudó a una distancia dentro de los 500 pies de una escuela del condado Nassau, de acuerdo con las leyes estatales pero en contra de las leyes locales, por lo que dictaminó que solo el estado y no una localidad está autorizada a crear restricciones residenciales para ofensores sexuales