Presentan recurso de emergencia

El tribunal tiene de plazo hasta mañana por la noche para responder

Presentan recurso de emergencia
Si se acepta el recurso de emergencia, podría iniciarse el proceso para los nuevos dreamers.
Foto: ARCHIVO

Washington

El Departamento de Justicia presentó ayer un recurso de emergencia para suspender el fallo de un juez federal que bloqueó temporalmente la puesta en marcha de los alivios migratorios, y le dió de plazo al tribunal hasta mañana miércoles para que responda.

La Administración Obama enfrenta una impredecible batalla legal porque no está claro si el juez federal Andrew Hanen suspenderá su propio fallo contra los alivios migratorios emitido el lunes pasado, en el que argumentó que los estados sufrirían daño si se ponen en marcha.

Siguiendo los protocolos establecidos, la moción de 41 páginas fue presentada primero ante el juez Hanen en Brownsville (Texas), quién bloqueó temporalmente los alivios migratorios del presidente Barack Obama mientras se resuelve una demanda interpuesta por Texas y otros 25 estados.

“Esta es una medida agresiva del Departamento de Justicia porque normalmente no se impone un plazo para que el tribunal responda, y le dimos de plazo al juez Hanen a más tardar este miércoles para que responda. Si no lo hace, entonces acudiremos al Quinto Circuito de Apelaciones” en Nueva Orleans (Louisiana), explicó a este diario Kevin Lewis, portavoz del Departamento de Justicia.

Además del recurso de emergencia, el Departamento de Justicia apeló el fallo de Hanen ante el tribunal en Nueva Orleans, un proceso que podría tomar varios meses antes de que haya una decisión al respecto.

En la moción de ayer, el Departamento de Justicia argumenta que el fallo de Hanen es un “revés” para los preparativos del gobierno y que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) “enfrenta un daño irreparable que no se corregiría” aún si se gana la apelación.

Además, el fallo erróneamente pone freno a políticas “que responden a preocupaciones humanitarias y promueven la unificación familiar”, según el documento.

Las autoridades federales piden a Hanen que si no suspende su fallo a nivel nacional, al menos solo lo deje en pie en Texas.

Los alivios migratorios, anunciados el pasado 20 de noviembre, protegen de la deportación durante tres años a poco más de cuatro millones de inmigrantes indocumentados.

Uno de los programas, que extiende la “acción diferida” (DACA) de 2012, debía entrar en vigor el miércoles pasado, mientras que otro similar para adultos, conocido por su sigla en inglés como DAPA, se pondría en marcha el próximo 19 de mayo.

La demora la sufren los indocumentados

Maribel Hastings, asesora del grupo proinmigrante “America´s Voice” reconoció que se trata de un “complicado proceso de apelaciones” que puede llegar hasta el Tribunal Supremo, pero insistió en que el fallo de Hanen no fue sobre la constitucionalidad de las acciones ejecutivas de Obama.

“El Ejecutivo puede priorizar las deportaciones, es algo que se sostiene en estatuto y tiene precedentes. Lamentablemente el proceso ha adquirido matices políticos y quienes sufren las consecuencias de esta demora son los inmigrantes y sus familias, integradas por ciudadanos y residentes legales, también las comunidades y el propio país”, lamentó Hastings.

Según observadores, es poco probable que Hanen suspenda su propio fallo, tomando en cuenta que en su decisión de 123 páginas, dijo que los estados sufrirían “daño irreparable” si no se frenan los alivios mientras se resuelve el asunto de forma definitiva.

Los 26 estados, casi todos en manos republicanas, buscan frenar de forma definitiva los alivios migratorios.

“Esta moción le da al juez (Hanen) la oportunidad de evaluar su anterior decisión. Si el tribunal rechaza la moción, está claro que EEUU de inmediato puede recurrir al Quinto Tribunal de Apelaciones para que allí se suspenda el fallo”, dijo Linton Joaquín, abogado general del Centro Nacional para Leyes de Inmigración (NILC, en inglés).

De suspenderse el fallo de Hanen, ya sea en el tribunal de Brownsville este miércoles, o más adelante en el tribunal de Nueva Orleans, donde la mayoría de los magistrados fueron asignados por presidentes republicanos y suele tener tendencias conservadoras, entonces la Administración Obama podrá reanudar la puesta en marcha de los alivios migratorios.

La Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía tendría entonces que establecer nuevas fechas para los dos programas de DACA y DAPA.

Marielena Hincapié, directora ejecutiva del NILC, señaló que aunque los alivios migratorios son temporales, éstos permitirán que los indocumentados contribuyan plenamente a la economía y mejorarán la seguridad pública en las comunidades, por lo que los grupos proinmigrantes no admitirán más demoras