Golpizas e interrogatorios en ‘cárcel secreta’ de la Policía de Chicago

Reporte revela que se evitaba que los detenidos, incluyendo menores de edad, tuvieran acceso a asesores legales

Golpizas e interrogatorios en ‘cárcel secreta’ de la Policía de Chicago
La Policía de Chicago ha negado las acusaciones de The Guardian sobre la violación de derechos de ciudadanos.
Foto: Twitter

La Policía de Chicago ha usado un “almacén especial” para mantener a los detenidos fuera de sus bases de datos, golpear a presos, mantenerlos con grilletes durante “períodos prolongados” y evitar que tengan acceso a los asesores legales durante hasta 24 horas ―incluyendo a niños, algunos de tan solo 15 años.

Aunque EEUU ha utilizado instalaciones similares en todo el mundo desde el 9/11 como parte de su persecución de la “guerra contra el terror”, una investigación del periódico The Guardian revela que la instalación de Chicago es para personas no sospechosas de actividades relacionadas con el terrorismo.

Según The Guardian el “sitio negro” de Chicago es compartido por unidades antipandillas y antidrogas de la Policía.

En un caso, informa The Guardian, 12 personas que protestaban contra una cumbre de la OTAN en 2012 fueron trasladados a este almacén.

Un hombre, Jacob Church dice que fue esposado a un banco para ser interrogado durante 17 horas sin recibir sus derechos Miranda (notificación de que puede guardar silencio).

“Esencialmente no se me permitió hacer contacto con nadie”, dijo Church a The Guardian. “Esencialmente figuré: bien, bien, nos desaparecen y probablemente no veremos nunca más la luz del día”.

Un abogado que finalmente tuvo acceso a las instalaciones pudo hablar con Church a través de un “jaula metálica alambrada de piso a techo”, pero la mayoría de los abogados, según The Guardian, han sido completamente apartados del sitio.

Uno de los detenidos, John Hubbard, murió en la instalación, según indica The Guardian.

El uso de estos sitios para ‘entregas extraordinarias’ es uno de los aspectos más oscuros de la guerra de EEUU contra el terrorismo, y ha sido objeto de críticas por parte de un amplio espectro de observadores.

Los ‘sitios negros’ de la CIA en todo el mundo se han usado para detener en secreto, interrogar y torturar a supuestos enemigos del estado.

En agosto pasado, el mundo fue testigo de una muestra escandalosa de la fuerza contra los residentes de Ferguson, Missouri, que se reunieron para protestar por el asesinato de un adolescente desarmado.

La policía con uniformes militares de campaña y vehículos blindados salió a las calles agrediendo a manifestantes, periodistas y elevando la tensión entre la Policía y la comunidad.