El Congreso debate amparar a Puerto Rico bajo la ley de quiebras

Representantes en el Congreso ventilaron ayer sus desacuerdos en torno a un proyecto de ley del comisionado residente de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, que busca incluir a la isla bajo el amparo del Capítulo 9 de la Ley de Quiebras Federal.

En un subcomité de la Cámara de Representantes, Pierluisi dijo que ésta tiene el respaldo del gobierno puertorriqueño, del Banco Popular —el más grande en la isla—, nueve expresidentes del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) y 13 asociaciones del sector privado.

La ley, que debe ser aprobado por ambas cámaras, da autoridad a Puerto Rico para decidir si las corporaciones públicas o municipalidades insolventes pueden reestructurar su deuda bajo supervisión judicial.

El legislador demócrata, Luis Gutiérrez, de origen puertorriqueño, pidió la aprobación de la medida “para evitar un rescate (de entidades afectadas) o una crisis financiera más tarde”.

El debate llega mientras Puerto Rico hace frente a una fuerte crisis económica y las agencias han rebajado hasta “basura” la calificación de su elevada deuda