Activistas piden a California que investigue a Herbalife

Fiscalía del estado recibió más de 300 denuncias de afectados

Protesta contra Herbalife ante la oficina de la fiscal de California
Protesta contra Herbalife ante la oficina de la fiscal de California
Foto: Yasmeen Al-Shawwa .

“Perdí mi dinero, tiempo y familia vendiendo Herbalife. Estoy enfadada porque ya llevamos tiempo peleando”. Blanca García, de 36 años y madre de dos hijas, se expresaba con esta impaciencia ante la oficina de Los Ángeles de la fiscal general de California, Kamala Harris.

García formaba parte de una treintena de personas convocadas por La Coalición para Parar a Herbalife que exige a Harris que investigue a la empresa de suplementos nutricionales por sus prácticas de venta directa multinivel que califican de predatorias. La Coalición incluye a líderes religiosos y activistas que dicen que los latinos se han visto muy afectados por estas prácticas.

Entre los activistas estaba Juan José Gutierrez, presidente de Vamos Unidos USA, que explicó que ya son “más de 300 personas las que han presentado una denuncia contra Herbalife en Los Ángeles”. Gutierrez dijo que la empresa hace publicidad engañosa sobre la posibilidad de crecer como negocio.

Blanca García explicaba que conoció a la empresa porque trataba de perder peso y empezó a usar sus productos. “Me dijeron que podía vender y ganar dinero”, explica. “Tenía que ir a clases y uno tiene que sacar de su propio bolsillo para hacer la inversión antes de vender”. García llegó a ser supervisora trabajando más de ocho horas diarias. Pese a ello “perdí mucho dinero, me quedé ahogada”.

Otras fiscalías generales como Illinois y Nueva York, han recibido también denuncias. La Comisión Federal de Comercio tiene abierta una investigación sobre la empresa desde hace un año. Herbalife es, además, el blanco de un inversor, Bill Ackman que apostó $1,000 millones de dólares a la caída de la empresa a la que califica de esquema piramidal.

“Artimaña publicitaria”

Michael Gutierrez, vocero de la empresa, explicaba ayer que el evento ante la fiscalía es “otra artimaña publicitaria de la campaña de Ackman”. Este vocero afirmó que este inversionista “ha pagado a grupos y personas para que hablen contra la compañía”. Desde Herbalife se recuerda que hay una “garantía dorada” que permite recuperar el dinero del producto no vendido.

Blanca García, que decía que durante sus tres años con la empresa estuvo más tiempo reclutando nuevos distribuidores que vendiendo, hizo muchos cursos con Herbalife pero no le llegó información de esta garantía. En cualquier caso, según dijo, el costo de los productos fue solo una parte de sus pérdidas.

En Nueva York, y en el marco de la semana de la prevención contra el fraude, Brent Wilkes, director ejecutivo de Lulac, explicó en la sede de Make de Road que la cruda verdad “es que el 90% de las personas que invierten dinero [en Herbalife] lo pierden”. Wilkes dijo que es difícil para los fiscales del país acusar a Herbalife porque la empresa es muy buena ocultando datos y cifras”.

A su juicio las leyes que regulan actividades como las de Herbalife se han suavizado y esta empresa se ha gastado “más de 30 millones cabildear en Washington”. Wilkes explicaba que los ingresos de la compañía han caído en parte por las quejas de activistas y afectados