Entre la duda y la deuda

Carlos Beltrán intenta convertir su veteranía en sapiencia para convencer

Carlos Beltrán necesita cerrar su carrera jugando a gran nivel para aspirar a un lugar en el Salón de la Fama.
Carlos Beltrán necesita cerrar su carrera jugando a gran nivel para aspirar a un lugar en el Salón de la Fama.
Foto: GETTY IMAGES

TAMPA, Florida

Jugar lastimado. Enfrentar el compromiso del día a día vistiendo la franela de los Yankees, sintiéndose por debajo de sus posibilidades físicas para dar todo lo que esperan de él. Malos recuerdos los de Carlos Beltrán cuando pone retro al 2014, su primer año de tres que tiene firmados con los “Bombarderos”.

“Me puse a pensar demasiado en lugar de jugar”, dijo el puertorriqueño.

“Estaba buscando la manera de jugar y no sentir dolores”, dijo. “Todo los días eran dolores y más dolores. Gracias a Dios ya eso es cosa del pasado”.

Ahora mismo, los Yankees se sienten optimistas con respecto a Beltrán. Si las cosas salen como el club espera, recordarán un invierno en el que el boricua estuvo en el Yankee Stadium cinco días a la semana rehabilitándose.

“Está con mucha determinación”, dijo el gerente general de los Yankees, Brian Cashman, acerca de Beltrán. “En varias ocasiones, he escuchado a miembros de nuestro personal decir que está entusiasmado y decidido con respecto a esta temporada”.

En cuanto a la cicatriz en el codo de Beltrán…

“La primera vez que vieron las radiografías, encontraron un solo espolón óseo”, dijo Cashman. “En verdad había tres y uno estaba suelto dentro de la coyuntura”.

Beltrán disputó 109 compromisos en su primera temporada con los Yankees tras firmar un contrato de tres años y 45 millones. Cuando su campaña terminó en septiembre, había bateado apenas .233 y eso es .50 puntos por debajo de su promedio de por vida.

Los Yankees llegan a la temporada del 2015 con una larga lista de interrogantes, la mayoría por cuestiones de salud. CC Sabathia y Masahiro Tanaka encabezan dicha lista, en la que también se encuentran Mark Teixeira y los dominicanos Iván Nova y Michael Pineda.

No obstante, Nueva York confía en que si logra mantener a sus piezas principales en el terreno, competirán en la postemporada.

Beltrán firmó con los Bombarderos luego de conectar 56 jonrones y registrar un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .836 por los Cardenales de San Luis en las dos campañas anteriores. Aunque el boricua tenía 36 años de edad cuando firmó con los Bombarderos, Cashman consideraba que le quedaba mucho en el tanque.

Para lo que viene

Beltrán, de 37 años, dice estar emocionado de ponerse el uniforme y sentirse bien otra vez. No tuvo contratiempo alguno con respecto a la cirugía en el codo a la que se sometió en septiembre, ni con su recuperación.

“Estoy muy entusiasmado”, dijo Beltrán. “Creo que tenemos un buen equipo. Es cuestión de encontrar la manera de ajuntarlo todo. El año pasado difícil. Pasamos por muchos altibajos, muchas lesiones. Muchos muchachos claves estuvieron fuera por largos períodos de tiempo. Este año, esperamos mantenernos saludables y que el núcleo se mantenga junto por mucho tiempo. Si lo logramos, seremos capaces de jugar un buen béisbol y competir”.

“Cuando veo a este equipo en comparación con el del año pasado, CC parece estar en salud. El es un muchacho clave para nosotros. Masahiro también. Pineda se siente bien. Yo estoy saludable y Tex también. Estamos entusiasmados de jugar juntos y tener la oportunidad de ver qué podemos hacer”.

Las lesiones han entorpecido a Beltrán en el camino, especialmente en el 2009 y el 2010, cuando problemas con las rodillas lo limitaron a a 145 partidos. Pero por lo general, se trata de un jugador que ha logrado todo lo que se ha propuesto

eldiariony.com