¿Problemas de próstata? 5 razones para no usar píldoras de Saw palmetto

No caigas en la tentación por los anuncios de la televisión
¿Problemas de próstata? 5 razones para no usar píldoras de Saw palmetto
Las píldoras no son tan efectivas como se presume.
Foto: Consumer Reports

Correr constantemente al baño es una queja común entre los millones de hombres que desarrollan un agrandamiento de la próstata o hiperplasia prostática benigna (BPH). Esto puede ser muy inconveniente: el llamado urgente de la naturaleza te puede despertar varias veces durante la noche (incluso si estás durmiendo en uno de nuestros colchones de primera clase). Así que es fácil ver el atractivo de los remedios herbales que se promocionan en la televisión y la radio, en Internet y en tiendas de vitaminas.

Pero, ¿qué hay en esas píldoras que prometen restaurar la función saludable de la próstata, mejorar el flujo de la orina y brindar una noche ininterrumpida de sueño? Estos pueden incluir el ingrediente Saw palmetto o palma enana americana.

Los consumidores desembolsaron más de $145 millones en 2013 para los productos de saw palmetto, según el Nutrition Business Journal. Se ha estado usando para tratar afecciones urológicas desde los días del antiguo Egipto. Pero esa larga historia no quiere decir que funcione.

A continuación encontrarás 5 razones por las que no debes usar Saw palmetto y en cambio te conviene mejor dirigirte al consultorio del médico para asesoramiento.

Los investigadores les dieron a 369 hombres que sufren de los síntomas de BPH dosis, ya fuera de placebo o de extracto de Saw palmetto. Ellos dieron seguimiento a sus síntomas por hasta 72 semanas y concluyeron que el extracto (incluso en altos niveles) no fue mejor que un placebo para aliviar los síntomas. Y una revisión más reciente por el grupo independiente Cochrane Collaborations de ensayos que incluyeron a un total de 5,666 hombres, llegaron a la misma conclusión.

Incluso si quisieras probar a tomar una dosis regular de Saw palmetto, en realidad no hay garantía de que el suplemento que elegiste contenga lo que dice que contiene. Un estudio analizó 6 diferentes marcas del suplemento y encontró que la mitad de ellos contenía menos del 20% de la cantidad indicada en la etiqueta.

La Saw palmetto parece no tener efectos secundarios importantes, pero algunos consumidores han informado sobre dolores de cabeza, náuseas y mareos. Sin embargo, no hemos visto estudios que comprueben que la palma enana americana es realmente segura a largo plazo. Además, los suplementos, incluyendo la palma enana americana, no están bien regulados por la FDA y no es raro que los fabricantes astutos distribuyan productos contaminados. Puedes pensar que estás tomando un remedio a base de hierbas “naturales”, pero bien podrías estar tomando un medicamento con receta médica, o incluso experimental.

Si tienes síntomas de una próstata agrandada, incluyendo micción frecuente, esto no necesariamente significa que tienes una próstata agrandada. Los mismos síntomas pueden aparecer si tienes prostatitis (una glándula de la próstata inflamada o infectada) o una infección de la vejiga que puede ser tratada con un antibiótico. O bien, los síntomas podrían ser incluso un efecto secundario de otro medicamento. Si los suplementos alivian tus síntomas por cualquier razón, es posible que descuides los síntomas de otra enfermedad.

En lugar de tirar tu dinero en los suplementos de Saw palmetto, consulta a tu médico para que te dé un diagnóstico adecuado y averiguar qué medicamentos aprobados te pueden ayudar. Los tratamientos comunes incluyen alfa-bloqueadores y los inhibidores de la 5-alfa-reductasa.

—Lauren Cooper

Alrededor de la web