Críticas sindicales al tratado con el Pacífico

El acuerdo comercial que negocia EE.UU. con 11 naciones de la cuenca del Pacífico ocasionará la pérdida de empleos, perjudicará incluso a los hijos de inmigrantes indocumentados en este país, y el Congreso debe rechazarlo, se asegura desde la federación sindical AFL-CIO.

El presidente de la federación sindical, Richard Trumka, explicó ayer que su organización prepara una campaña contra del Acuerdo de la Alianza Transpacífica (TPP, en inglés) y la renovación de la vía rápida con la que el Gobierno puede negociar acuerdos comerciales sin el Congreso.

El TPP, que EEUU negocia con países como Chile, México y Perú, abarca el 60% del PIB de la economía mundial y, según Trumka, no debería negociarse en secreto.

Según Trumka, el TPP debilitará más a la clase media, disminuirá el ascenso social de los pobres, aumentará la desigualdad, bajarán los salarios y se perderán más empleos.

La AFL-CIO ha ofrecido unos 200 cambios al acuerdo, cuyas negociaciones se reanudaron el lunes en Hawaii con la meta de completarlas en mayo. Para los sindicalistas, el TTP, que empezó a negociarse hace cinco años, debe incluir mecanismos contra la manipulación de las divisas, y protecciones laborales y ambientales, entre otros elementos