Dolor a flor de piel a un año de tragedia en East Harlem

Recuerdan la explosión de dos edificios en esa zona de Manhattan que acabó con la vida de ocho personas

Dolor a flor de piel a un año de tragedia en East Harlem
Jimmy Jaime, Ivette Reyes y Emilia Moscoso recuerdan a su amiga, Carmen Tanco.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

NUEVA YORK — Doce meses después, el dolor y la rabia por la pérdida de ocho miembros de la comunidad todavía emergen de entre los escombros de los edificios 1644 y 1646 en la avenida Park. El 12 de marzo de 2014, los edificios colapsaron por una explosión de gas y un total de 106 apartamentos quedaron destruidos o fueron evacuados por los estragos del potente estallido, que cimbró 40 cuadras a la redonda, desplazando a 200 inquilinos y comerciantes.

La explosión de East Harlem se llevó la vida de Andreas Panagopoulos (43), pero no la fortaleza de su esposa Liseth Pérez, editora de Vida y Estilo de El Diario.

“He tratado de no dejarme derrumbar por lo que pasó”, dijo con voz firme. “Andreas no quisiera que yo estuviese infeliz todo el tiempo”.

Liseth admitió que cotidianamente enfrenta una mezcla de sentimientos que la llevan a vivir días buenos, pero también otros de tristeza y melancolía.

“El dolor y la rabia siempre estarán ahí, pero no voy a dejar que esos sentimientos me consuman”, expresó. “No quiero ser una víctima más, pensando que pudo ser diferente, porque no puedo cambiarlo”.

Para honrar y celebrar la memoria de Andreas, Liseth contó que los amigos cercanos se reunirán el domingo 15 para realizar una misa en una iglesia de Chelsea, siguiendo la tradición católica ortodoxa propia de la comunidad griega a la que pertenecía su pareja por 13 años.

Otras víctimas que también son recordadas son Griselde Camacho (48) y Carmen Tanco (67), cuyas fotos están expuestas en la cerca metálica que rodea el espacio vacío de los edificios destruidos, junto a flores plásticas coloridas como el alma de estas dos mujeres que El Barrio extraña.

“Carmencita era todo corazón”, indicó su amiga Emilia Moscoso (53) sin contener las lagrimas. “Su familia somos todos los vecinos de la (calle) 116. Vive en nosotros, no se fue del todo”.

Moscoso es empleada de R&M Party Supply, propiedad de los puertorriqueños Ivette Reyes y Jimmy Jaime, quienes guardan con recelo -en el sótano de su negocio- un altar en memoria de Tanco y de las mexicanas Rosaura Barrios (43) y su hija Rosaura Hernández (21), quienes también fallecieron esa trágica mañana.

“Este vecindario jamás será el mismo sin Carmencita. Parte de nosotros también murió ese día”, comentó Jimmy.

Carmen era una asidua parroquiana de la iglesia Bethel Gospel Assembly, establecida en uno de los edificios colapsados. Barrios y su hija Rosaura también eran amigas de Jimmy.

La sargento Camacho trabajaba como oficial de seguridad en Hunter College, desde 2008, y era una conocida residente de El Barrio.

LEE TAMBIÉN:

Preparan 205 demandas por explosión en East Harlem

Darán préstamos a negocios afectados por explosión en East Harlem

Heridas abiertas en El Barrio a seis meses de explosión

Desde el estado mexicano de Puebla, Anel Rodríguez-Barrios (21), sobrina de Rosaura Barrios, manifestó a El Diario que el dolor es insuperable.

“Mis abuelos Fernando (Barrios) y Flora (Vázquez) aún lloran la muerte de mi tía y de mi prima”, comentó en una entrevista telefónica. “Les duele que no volvieron a ver a su hija con vida”.

La familia se reúne desde principios del mes en el poblado de San Francisco Cuautlancingo para orar por las dos Rosauras, pero también para que la resignación llegue a la pequeña casa en las cordilleras del volcán Citlaltepetl. “El listón negro de luto sigue en la puerta de mis abuelos”, contó Anel.

Hoy en la mañana se realizará una misa en la iglesia del pueblo, del que partió Rosaura hace más de dos décadas. Su hijo adolescente Oscar Hernández sobrevivió a la explosión y sigue viviendo en Nueva York. Anel dijo que su primo está rehabilitado luego de seis meses de terapia.

El día de la explosión, este rotativo se encontró con los ojos llorosos del dominicano Carlos Pérez (49) en medio de los escombros y un vaivén de paramédicos y policías. Con el rostro desencajado y un hilo de voz, contó que lo había perdido todo.

Un año después, Pérez aún vive en el primer piso de la fábrica de pianos en la que trabaja, en el sur de El Bronx. De sus pertenecías sólo pudo recuperar un pasaporte vencido. Lo que más lamenta es la pérdida de los documentos de inmigración para traer a sus hijos Carlos y Camila, porque ahora sus casos quedaron estancando. “Mi niña cumple cuatro años este mes”, expresó con una sonrisa.

La oficina del congresista Charles Rangel está apelando a autoridades migratorias para reabrir el caso. Pérez fue portada de El Diario y los recortes del periódico lo ayudaron a probar que fue una víctima directa de la explosión.

“Han sido días difíciles. Es como ir en una montaña rusa con subidas y bajadas, pero estoy esperanzado en que pronto llegaré a la cima”.

La montaña rusa de Pérez lo llevó en picada un par de semanas luego de la explosión, cuando fue asaltado a unos pasos de su trabajo. Hace seis meses casi pierde los dedos en un accidente. Pese a la mala racha, no deja de agradecer por estar vivo.

Pérez admitió que desistió de conseguir un apartamento ante los trámites burocráticos de la ciudad. Sin embargo, una vocero de la Alcaldía dijo que la ciudad sí ofreció ayuda relacionada con la renta a las familias que residían en las 15 unidades de los dos edificios destruidos, a través del Fondo del Alcalde.

En un comunicado, Ishanee Parikh detalló que la ciudad proveyó asistencia “de corto plazo” para viviendas a siete familias a quienes se les consiguieron unidades pagadas por REBNY. Además, 10 familias consiguieron viviendas permanentes, y para asegurarlas recibieron fondos municipales para pagar los depósitos de rentas para sus apartamentos.

La presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito, realizará una ceremonia para conmemorar el primer aniversario de la explosión de East Harlem hoy, a las 8:30 a.m., en ACACIA Network, en 108-110 East de la calle 116.

Después, los familiares de las víctimas y vecinos del área acudirán al lugar donde se derrumbaron los edificios para un minuto de silencio.

Carmen Tanco (67 años)
Rosaura Barrios-Vázquez (43)
Rosaura Hernández (21)
Alexis “Jordi” Salas (22)
Jorge “George” Amadeo (44)
Griselde Camacho (45)
Andreas Panagopouolos (43)
Mayumi Nakamura (34)