Enmiendas frenan ley contra tráfico humano en el Congreso

Legisladores proponen enmiendas contra el aborto y los inmigrantes que empantanan ley para combatir tráfico de personas
Enmiendas frenan ley contra tráfico humano en el Congreso
La policía rescata a un grupo de inmigrantes detenidos contra su voluntad en una casa en Tucson, Arizona.
Foto: Archivo / EFE

Washington, DC – El tráfico de personas existe por todo EEUU, donde depredadores sexuales se aprovechan de niñas y jóvenes, traficantes las “sellan” como animales, y el sistema judicial las trata como criminales. El Congreso, sin embargo, está lejos de encontrar una solución.

El Senado tenía todo listo para aprobar una medida bipartidista contra la trata de personas el martes pasado, pero ese consenso colapsó con la presentación de enmiendas republicanas contra el aborto y los inmigrantes.

El influyente senador republicano por Iowa, Charles Grassley, asegura que el proyecto de ley de casi 70 páginas tiene “vital importancia” para proteger a víctimas del tráfico de personas ante “la cruda realidad de que el problema existe en todos los 50 estados” del país.

Como presidente del Comité Judicial del Senado, Grassley ha escuchado “horribles anécdotas”, tanto de víctimas como de grupos que las defienden, sobre la prostitución de menores y sobre niñas “selladas por sus traficantes”.

“Hemos oído casos en los que, cuando creíamos que la cosa no podía empeorar para las víctimas, el sistema judicial de EEUU les falló al tratarlas como criminales”, se quejó Grassley.

LEE TAMBIÉN:

Casos de esclavitud sexual revelan realidad del tráfico de personas

San Diego, el nuevo centro de prostitución en EEUU

“Mi esposo me convirtió en una prostituta” se viraliza en la red

Desarticulan red que prostituia menores en varios estados

Líderes religiosos piden acabar con esclavitud antes de 2020

El objetivo del “Acta de Justicia para las Víctimas del Tráfico de Personas de 2015”, presentado por el senador republicano por Texas, John Cornyn, es ampliar los recursos para las agencias del orden, fortalecer los servicios para las víctimas y aumentar el castigo a los responsables de estos crímenes.

Los servicios sociales para las víctimas se financiarían con las multas impuestas a individuos condenados por la trata de personas.

Los demócratas amenazan con bloquear la medida al señalar que los republicanos introdujeron de forma sigilosa la llamada “Enmienda Hyde”, que prohíbe el uso de fondos para financiar abortos, salvo en casos de violación, incesto, o cuando la salud de la madre corre peligro.

Tanto Cornyn como su colega republicano de Dakota del Sur, John Thune, replican que ambos partidos han incluido esa enmienda en otras leyes desde 1976, porque está prohibido el uso de fondos federales para pagar abortos.

Grupos defensores de los derechos reproductivos de la mujer y de las víctimas del tráfico sexual de personas instaron al Senado a que, en vez de politiquería, negocie una ley que proteja y responda a las necesidades de los supervivientes de este fenómeno.

Mientras, el senador republicano por Louisiana, David Vitter, promueve una enmienda que niega la ciudadanía automática a niños nacidos en EEUU, a menos que uno de sus padres sea ciudadano, residente permanente, o miembro en activo de las Fuerzas Armadas.

No es la primera vez que, en sus ataques contra los indocumentados, los republicanos intentan negar la ciudadanía a niños nacidos en EEUU de padres inmigrantes.

La enmienda de Vitter, que será votada la próxima semana, ha provocado la repulsa tanto de los demócratas como de grupos progresistas, que señalan que la Enmienda 14 de la Constitución consagra el derecho a la ciudadanía a toda persona nacida o naturalizada en este país.

“Decepciona pero no sorprende que, después de que intentaron cerrar el Departamento de Seguridad Nacional por las acciones ejecutivas del presidente Obama (los alivios migratorios), los republicanos vuelven a la ofensiva contra los inmigrantes con una enmienda inconstitucional y deplorable”, dijo a este diario Randy Borntrager, director político del grupo “People For the American Way”.