Seis tips para comunicarte con tu adolescente

Para que las puertas no se cierren durante esta difícil etapa del crecimiento de los hijos
Seis tips para comunicarte con tu adolescente
Es difícil, pero hay que buscar que la comunicación fluya entre la familia y los adolescentes.
Foto: Archivo

“La unión hace la fuerza”, es un dicho popular que se aplica en múltiples aspectos de las relaciones humanas, pero también encaja perfectamente en el ámbito familiar. Y es que uno de los deseos más importantes de los padres es que sus hijos se integren y fortalezcan los lazos afectivos con cada uno de los miembros de la familia.

No obstante, durante la etapa de la adolescencia, resulta un poco complicado lograr que los chicos estén dispuestos a compartir su tiempo con las actividades que comúnmente se realizan de la mano de los padres, hermanos y el resto del núcleo. El reto en esta edad es explicar a los chicos el concepto de familia unida, ya que gran parte de ellos creen que es un asunto aburrido o penoso, y en muchas ocasiones, tratan de esquivar lo relacionado con este tema.

Ante esta problemática, Cándido Pérez, coordinador del área de Investigación del Think Action Development (TAD), explica que la manera ideal para involucrar a los chicos en tareas que fomenten el desarrollo familiar comienza justamente desde los padres: “Hay dos factores muy importantes. El primero, es tener presente que hay que predicar con el ejemplo, es decir, que si los papás transmiten o inculcan algo a los hijos, deben hacerlo y vivirlo diariamente. Y el segundo es consecuencia del anterior, y se refiere a que si los adolescentes creen y encuentran sentido en los mensajes que reciben, se identificarán y lo verán con mejores ojos”.

Hay diversas recomendaciones que facilitan que fluya la comunicación y que, aunque estén su etapa “ingobernable”, asuman el valor de la familia para sentirse parte de ella y recibir el apoyo emocional que necesitan a esa edad.

Por este motivo, el especialista explica que existen 6 puntos básicos que son los pilares de una convivencia sólida. Mientras mejor se desarrollen, serán más fuertes los lazos que unan a la familia:

1. Comunicación afectiva. Hacerles saber que su opinión, al igual que la de todos los integrantes, es muy importante.

2. Manejo de estrés ante una crisis. Ante los roces y las discusiones que se puedan presentar, la reflexión y el modo de expresarnos son claves para encontrar soluciones.

3. Bienestar espiritual. Si padres e hijos tienen armonía emocional, es más sencillo que tomen las cosas con calma y fluya la comunicación.

4. Aprecio y afecto. Nunca está de más expresar a los chicos el valor que tienen en casa, así como que sepan que son parte fundamental de la familia.

5. Disfrutar tiempo juntos. Lo ideal es dedicar una parte del día exclusivo para platicar, salir a dar un paseo, o hacer una actividad en común acuerdo.

6. Compromiso. Mantenerse al pendiente de lo que ocurre con su vida, sin invadir sus espacios, es parte importante para que se sienta confiado y a gusto con la familia.

“Analizar estos puntos uno por uno en casa nos ayudará a detectar las áreas de la relación en que estamos menos preparados. Es importante tener presente que cada familia es diferente y que se pueden presentar altibajos, es decir, que tal vez haya una con poca comunicación afectiva, sin embargo tiene mayor manejo de estrés, y así sucesivamente”, afirma el experto.

Agrega que cada familia tiene sus fortalezas y lo importante en esos momentos de fricción con los chicos, es no centrarse exclusivamente en la problemática; por el contrario, ser tolerantes ante las ideas, inquietudes y propuestas a los que se enfrentan en esa etapa de su vida.

Colaboración de Fundación Teletón México

“Sé responsable de tu destino”

mlopezs@teleton.org.mx