Marcha por los 43 de Ayotzinapa se dirige a NYC

Progenitor de uno de los estudiantes desaparecidos en pide justicia desde la Gran Manzana
Marcha por los 43 de Ayotzinapa se dirige a NYC
José Antonio Tizapa (izquierda) no cree que su hijo esté muerto.
Foto: Zaira Cortés / EDLP

@Zaira_Reporter

NUEVA YORK — Hace 14 años, José Antonio Tizapa (47) emigró de Tixtla, en el estado mexicano de Guerrero, y llegó a Nueva York forzado a buscar el sustento para su esposa Hilda Legideño y sus tres hijos, entre ellos Jorge Antonio Tizapa Legideño, uno de los 43 estudiantes de magisterio desaparecidos en Iguala.

Hoy, en medio de la angustia por no tener noticias de su hijo, José Antonio recuerda que lo dejó cuando apenas tenía 5 años, pero gracias a la tecnología pudieron mantenerse comunicados. Pese a la distancia eran muy cercanos, afirmó el desconsolado padre. Fue el pasado 23 de septiembre, tres días antes del ataque a los estudiantes normalistas, que conversaron por última vez.

“A mí me gusta correr. Entonces yo le mandé unas fotos diciéndole: Hijo, por esta sección voy a hacer 5 millas. Para entonces se aproximaba un maratón”, comentó Tizapa a El Diario. “Cuando termine, te mando fotos, le dije”.

La noche del 26 de septiembre, los estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, intentaron tomar tres autobuses en esa ciudad cercana a Iguala para manifestarse por la falta de fondos para costear el internado -entre otras consignas-, cuando policías locales y presuntos grupos criminales armados abrieron fuego.

“Ese día le envié un mensaje en la noche, pero no me contestó. Después mi hija me llamó para decirme del ataque. Fue ahí cuando empezamos a preocuparnos por los muchachos”, expresó. “Me sentí impotente al no poder hacer absolutamente nada”.

El padre sentención con firmeza: “Quiero que me entreguen a mi hijo”.

LEE TAMBIÉN:

Fox a padres de normalistas desaparecidos: “La vida sigue adelante” (video)

Iguala: Padres de 43 estudiantes desaparecidos harán toma de embajadas

José Antonio, de oficio plomero y residente en Brooklyn, destacó la férrea lucha de su esposa Hilda, quien gracias al apoyo de organizaciones no gubernamentales llegó hasta la sede de las Naciones Unidas (ONU) en Ginebra, en Suiza, el pasado febrero.

La mujer pidió al Comité sobre Desapariciones Forzadas que investigue al exgobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, y expuso la negligencia y apatía del Gobierno mexicano para emprender un juicio contra José Luís Abarca, exalcalde de Iguala.

“La mamá de mi hijo es la que está allá, firme, pidiendo justicia”, sentenció José Antonio. “Es incomprensible como los poderosos quedan impunes. Ellos y nosotros tenemos sangre. Ellos tienen hijos. Entonces por qué tanta crueldad”.

Tizapa contó que su hijo, quien cumplió 20 años el 11 de enero, estaba indeciso entre acudir a una escuela en el Estado de México o quedarse en Ayotzinapa.

“Tienes opciones. Tú dime a dónde quieres ir y vamos a apoyarte”, fueron las palabras de aliento que le expresó a su hijo en ese entonces. “Quiso quedarse en Ayotzinapa”.

Pero Jorge no fue el único de la familia Tizapa en matricularse en la Escuela Normal. Uno de sus tíos, hermano de su padre, se graduó como profesor y otros parientes también cursaron magisterio en la institución.

“Quiero que me entreguen a mi hijo. Muchos dicen que los muchachos están muertos, pero para nosotros no es así”.

El angustiado padre destacó que los estudiantes no son activistas, ni opositores. Sólo jóvenes que empiezan a vivir. “La escuela de Ayotzinapa no tiene el suficiente subsidio y eso los obligó a presionar al Gobierno”, indicó.

José Antonio, maratonista por cuatro años, participó el domingo pasado en la carrera “Ayotzinapa 43×43” encabezada por el atleta mexicano Miguel Castro. El padre, que espera volver a correr en nombre de los 43 estudiantes en un futuro cercano, también ha participado en varias manifestaciones organizadas en Nueva York en solidaridad con la lucha de su esposa Hilda y de los otros padres en Guerrero.

Desde el ataque en Iguala, sólo uno de los estudiantes desaparecidos –Alexander Mora– ha sido identificado, a partir de los restos calcinados analizados por peritos argentinos.

Felipe de la Cruz Sandoval, maestro de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos y sobreviviente del ataque del 26 de septiembre, está en la Ciudad de Nueva York para asistir a la 50ava. Asamblea General Anual de Amnistía Internacional, que se realizará en Brooklyn del 20 al 22 de marzo. También participará como orador Vidulfo Rosales Sierra, abogado del Centro de Derechos Humanos de Tlachinollan, en Guerrero.

Cruz Sandoval anunció este martes, en una conferencia de prensa frente al Consulado Mexicano en Nueva York, que la caravana de familiares y compañeros de las víctimas de Ayotzinapa que el lunes inició un recorrido de tres semanas por 43 ciudades estadounidenses llegará hasta la Gran Manzana.

“Es importante que tanto ciudadanos como gobernantes de otro países se enteren de las injusticias que se ven en México y que la comunidad internacional vea lo que es la globalización de la represión,” indicó Sandoval en un comunicado de prensa.

Se espera que el recorrido llegue a Nueva York el 20 de marzo.

LEE TAMBIÉN:

Mexicano correrá 43 millas hasta NYC por desaparecidos en Ayotzinapa

“Caravana 43” por estudiantes de Ayotzinapa inicia gira por EEUU