Prepárate para las alergias de primavera

Altos niveles de humedad dejados por el invierno harán que los árboles produzcan más polen en las próximas semanas
Prepárate para las alergias de primavera
Las alergias estarán más activas que lo acostumbrado durante esta primavera.
Foto: Archivo

Si sufres de alergias durante la primavera, lo mejor es que te vayas preparando desde ahora. Los expertos ya están hablando de un récord de polen esta temporada, lo que se traducirá en una de las épocas de alergias más fuertes de los últimos años.

Esto se debe, según explican, a que el intenso frío y las tormentas de nieve de este largo invierno dejaron altos niveles de humedad en la tierra, por lo que los árboles están bien alimentados con nutrientes y por ello se pronostica que van a estallar con polen en las próximas semanas.

Esta alta concentración de partículas de polen en el aire, sin duda causará molestias respiratorias y alergias en miles de personas, que si bien no devienen en graves problemas de salud, les harán la vida miserable.

Aunque cada persona reacciona de forma diferente a las alergias causadas por el polen, la mayoría presenta congestión nasal, picazón en los ojos, irritación de la garganta y el tracto respiratorio. Algunos se complican con dificultades para respirar, espasmos bronquiales y asma.

Si bien es muy difícil la prevención, porque estamos en contacto en todo momento con el polen que está en el aire, la doctora Jennifer Díaz, alergóloga e inmunóloga certificada del ENT & Allergy Associates, dice que existen algunas medidas que se pueden tomar para prepararse antes que llegue la temporada de alergias.

“El primer paso para prevenir las alergias es tratar de evitar, lo más que se pueda, estar expuesto a los causantes de las mismas. La gente debe saber cuáles van a ser los niveles de polen en el aire durante el día (pueden verlo en la internet), y si van a ser altos, es buena idea quedarse adentro de casa”, sugiere la doctora Díaz.

“La manera más común de prevenir y tratar las alergias es ver a un alergólogo, quien puede crear un perfil de las diferentes cosas a la que eres alérgico y recomendarte un medicamento. Existen muchas opciones como aerosoles nasales y las antihistaminas orales que ayudan mucho”, agrega la experta.

La doctora Díaz sugiere no confundir los síntomas de las alergias con los de la gripe común porque son muy parecidos: “Se presenta congestión en la nariz, por una inflación que ocurre como respuesta del sistema inmunológico para combatir el virus de la gripe o el polen”.

Según la doctora Díaz, la complicación más común de las alergias es que las congestiones y los fluidos pueden causar infecciones en los oídos y sinusitis.

La alergóloga indica que las alergias por lo general corren dentro de la familia, por lo que si los padres sufren de alergias, es muy probable que el niño las desarrolle también. “Aunque niños y mayores sufren de alergias por igual, en muchos casos las mismas se desarrollan en la edad adulta”, explica Díaz.

Afortunadamente, en la actualidad existe en el mercado una gran variedad de medicamentos para combatir las alergias. Algunos vienen en forma de gotas para los ojos, spray para la nariz y la antihistaminas en pastillas. La mayoría de esos productos se pueden comprar en la farmacia sin la necesidad de prescripción médica. También a algunas personas se les pude suministrar inyecciones que, aunque no eliminan el malestar por completo, reducen la severidad de los síntomas y previenen de infecciones secundarias de las vías respiratorias.

El ciclo de las alergias estacionales durante la temporada de primavera se produce de la siguiente forma: el polen, que una proteína con la cual las plantas se reproducen, se desprende de árboles, grama y flores y a través de aire se introduce en los orificios de la nariz. Una vez que entra en contacto con las células nasales activa los anticuerpos conocidos como ‘Immunoglobulin E’ (IgE), lo que causa a su vez una reacción de la histamina, un químico natural producido por las células del cuerpo, que es el que desata los síntomas de la alergia. Al producirse la histamina se crea como una especie de reacción en cadena en el cuerpo, por eso lo primero que se le da al paciente es un medicamento antihistamínico, que aunque no revierte los efectos, ayuda a detener la producción de más histamina.

La clase de árboles que producen más polen durante la temporada primaveral son los olmos, cedros, arces, robles, abedules y los pinos. Estos últimos son los que producen mayor cantidad de polen, pero son los menos alergénicos.

  • Permanece en el interior de la casa durante los períodos de mayor conteo de polen (5:00 a.m. a 4:00 p.m.), especialmente si no está lloviendo y está ventoso.
  • Haz ejercicios en las primeras horas de la noche, o en días lluviosos o nublados.
  • No duermas con polen en tu cuerpo. Toma una ducha antes de ir a la cama. Deja la ropa que usaste durante el día fuera de la habitación.
  • Cierra las ventanas y apaga aires acondicionados de la casa. Sí puedes usar el aire acondicionado del carro.
  • Si presentas síntomas visita a un médico de inmediato. No tomes medicinas sin prescripción antes de ver a tu doctor. Algunos tratamientos pueden determinar cual clase de polen exactamente produce tu alergia.
  • Si estás trabajando al aire libre o en el jardín, usa una máscara en tu cara. No siembres flores con gran fragancia, como begonias, azaleas e hibiscos.
  • Busca a otra persona para que limpie el polvo de tu casa.
  • Los alérgicos al polen de los árboles deben evitar comer manzanas, apio, cerezas, peras, duraznos, avellanas y ciruelas. La proteína de esas frutas es semejante a la del polen, y pueden empeorar los síntomas de las alergias.
  • Estornudos.
  • Nariz tapada.
  • Secreción nasal.
  • Ojos llorosos.
  • Ardor en los ojos.
  • Tos constante.
  • Irritación de la garganta y el tracto respiratorio.
  • Sinosistis.
  • Pueden presentarse complicaciones como dificultades para respirar, espasmos bronquiales y asma.
  • 35 millones de estadounidenses sufren de alergias al polen y el moho, según la American

    Academia de Alergia, Asma e Inmunología.