Reglas de etiqueta sentimental

¿Quién dijo que tienes que seguirlas?
Reglas de etiqueta sentimental
Olvida reglas y normas. Si eres auténtica y prestas atención a tus sentimientos, encontrarás a la pareja que estás buscando

“¿Lo llamo o me espero? ¿Y si le mando un texto? ¿Cuántos días tengo que dejar pasar antes del próximo encuentro?

Todos nos hemos preguntado alguna vez cómo actuar cuando conocemos a alguien que nos gusta. Las reglas de etiqueta sentimental son muchas y pueden ser confusas y contradictorias. Sus orígenes generalmente se remontan a los consejos de la abuela y otras mujeres más experimentadas, combinados con experiencias personales, y errores que vemos cometer a otros y no queremos repetir.

Pero estas reglas no siempre son efectivas ni tienen mucha lógica. ¿Por qué prestarles atención?

Natasha Zukovski, Fundadora y Presidenta del sitio de citas OnMutualTerms.com, asegura que la mayoría de las reglas para encuentros románticas no son necesarias.

Invita a alguien si quieres, no siempre tienes que besar al candidato en la primera cita, y puedes tomarte más de 15 minutos para descubrir si realmente tienes química con alguien”, aconsejó Zukovski. Su sitio, On Mutual Terms (En términos mutuos), está dirigido a las personas que buscan un compañero exitoso, o Sugar Daddy, y prefieren un cierto estilo de vida que incluya relaciones honestas y abiertas. El sitio asegura que ha logrado redefinir el concepto de Sugar Daddy –o Mommy.

El mejor consejo que puedes seguir cuando conoces a alguien es ser tú misma. De nada te servirá fingir que eres diferente porque enamorarás a alguien que no es para ti.

Para descubrir cuáles son las reglas de encuentros sentimentales más infectivas y arbitrarias, el sitio On Mutual Terms entrevistó a 4,145 de sus miembros (2,386 hombres y 1,759 mujeres) y les pidió que califiquen 25 reglas que consideraban innecesarias.

Estas son algunas de ellas:

* Siempre espera tres días, después de la primera cita.

* Si no se besan en la primera cita, la relación no va a funcionar.

* Tienes que esperar hasta el tercer encuentro o más para establecer una relación íntima.

* El hombre siempre tiene que pagar en la primera cita.

* Sólo lleva 15 minutos darte cuenta si hay química con la otra persona.

* Nunca aceptes una cita de último momento.

* El primer encuentro siempre debe ser muy elaborado.

* Espera por lo menos un mes para admitir tus sentimientos y convertir la relación en algo más serio.

* Las citas que se hacen por internet son como dar un paso en falso.

* No le presentes tus amigos y tu familia a tu pareja, hasta después de tres o más meses de comenzar a salir.

Es tu personalidad, con su cuota de virtudes y defectos, lo que te hace única, y lo que hará que se enamore de ti. Y si bien, siempre es recomendable ser auténtica y honesta,

existen actitudes y comentarios que es aconsejable evitar en la primera cita.

Compartimos algunas contigo:

* Evita corregirlo cuando habla. Hacer alarde de tu conocimiento de gramática, historia o lo que sea que te produce orgullo no siempre es recomendable en la primera cita. A nadie le gusta que lo interrumpan en medio de un relato para señalarle que se equivocó en el uso de un pronombre, o que lo que está contando no es preciso.

* No hables de dinero en la primera cita. Ya sea que tienes mucho, poco, que las deudas te agobian, o que no sabes en qué gastarlo, el tema de las finanzas es mejor dejarlo para citas futuras. Hablar de dinero puede hacer verte necesitada, superficial, arrogante o demasiado materialista. Y lo peor, es que si hablas demasiado del dinero, el candidato podría pedirte que pagues la cena.

* Deja las confesiones para más adelante. La primera cita no es tu oportunidad para recordar relaciones pasadas o criticar a tu ex. A nadie le gusta que de entrada lo comparen con otros novios. Además si cuentas demasiados dramas, podrías espantar hasta al más perfecto de tus candidatos.

* Dale un descanso al teléfono. No importa cuán popular seas en las redes sociales, o que tengas contestar los 15 textos que tu mejor amiga te manda para que le cuentes cómo la estás pasando. Si no logras sacar la cara de la pantalla, tu candidato se sentirá ignorado y aburrido, y probablemente tenga que recurrir a su propio teléfono para no sentirse incómodo.

Apaga tu teléfono por un par de horas y dale una oportunidad al amor.