Familia de Ariel Russo recibe menos compensación de la esperada

Buscaban $40 millones, pero los abogados de la ciudad encontraron un resquicio que convenció al juez de darles muchísimo menos.  La familia de Ariel Russo, quien tenía cuatro años cuando fue atropellada por un individuo que escapaba de la policía, sólo obtuvo $150,000 en compensaciones de parte de la ciudad de Nueva York. “No conseguimos mucho, pero eso no es lo que importa”, dijo la madre de la niña, Sofía Russo. El caso fue cerrado sin admisión de haber hecho un perjuicio.

Ariel falleció el 4 de junio de 2013,  cuando caminaba con su abuela Katia Gutiérrez en la Calle 97 Oeste, cerca de la Avenida Amsterdam. Poco antes, la policía había intentado detener a Frank Reyes, de 17 años, quien conducía un auto sin licencia y se dio a la fuga. En la persecución, Reyes atropelló a la niña y a su abuela. Esta última sobrevivió, pero quedó con lesiones severas

La familia no consiguió el dinero que buscaba en la corte, debido a que no fueron las víctimas ni un pariente consanguíneo quien llamó al 911 después del atropello. De acuerdo a la jurisprudencia, para tener un caso de negligencia debe haber contacto directo entre la parte lesionada o un miembro de su familia y un representante de la ciudad.

“Esta jurisprudencia no es justa para las víctimas”, dijo el abogado de la familia, Sanford Rubenstein, “lo que se necesita acá es un nuevo estatuto para proteger al público”. En la demanda también se reveló un atraso de cuatro minutos en la llamada al 911, debido a errores humanos, y se acusó a los policías de usar tácticas inadecuadas cuando intentaron deterner a Franklin Reyes.

El juez Martin Schoenfeld calificó el atraso de la ambulancia como algo inexcusable, pero dijo también que estaba obligado por ley a no aceptar la acusación de negligencia. Los padres de Ariel recibieron $62,500 y su abuela consiguió $87,500. El mes pasado, Reyes se declaró culpable de homicidio por la muerte de la niña.

Los abogados de la ciudad dijeron que lograron el resultado de acuerdo al interés de la ciudad. Expertos dicen que acusaciones de este tipo con niños normalmente no consiguen grandes compensaciones, a no ser que haya sufrimiento prolongado, debido a que los menores no aportan dinero a sus hogares.

Recientemente, la famlia de Tamon Robinson (27), consiguió $2 millones de la ciudad, luego de la víctima muriera atropellada por una patrulla que lo perseguía por robar ladrillos. En otro caso, Tabitha Mullings logró casi $18 millones de parte de la ciudad y el hospital de Brooklyn, luego de perder sus extremidades por una infección, la que se originó cuando trabajadores de emergencia no la admitieran en el hospital.