El deseo de los jóvenes cubanos

El deseo de los jóvenes cubanos
Guillermo Martínez
Foto: archivo / El Diario

Por difícil que nos sea, dejemos a un lado la política – sólo por un rato.

Me da una enorme tristeza la encuesta realizada en Cuba por Bendixen & Amandi.  No escribo de la popularidad del Presidente Barack Obama o del débil respaldo que los  cubanos encuestados le dan a los hermanos Castro. Tampoco me interesa que estas personas vean favorablemente el sistema educacional y el de salud que impera en la isla.

Todo eso y mucho más se puede comentar en otro momento– pero no ahora.

Hay que darle de lado a todo eso ante el número aplastante de jóvenes entre los 18 y 34 años que quieren abandonar la isla. Fernando Amandi, socio-director de la empresa que realizó la encuesta lo dice con toda claridad. “Esto es un éxodo de cerebros”.

Tiene razón. Es un número devastador para los que quieren un futuro mejor para Cuba.

El miércoles en la noche en una reunión con Yoani Sánchez le pregunté si le sorprendía el número de jóvenes que querían irse de Cuba. Su respuesta fue inmediata y fácil. Ella conoce a fondo la realidad de su país y que tiene una enorme facilidad para explicarla.

“No me sorprende para nada”, dijo. “Es la realidad que se ve en Cuba constantemente.”

La juventud no tiene esperanzas de mejorar su vida, por eso el enorme deseo por emigrar a otro país.  Muchos hablan de la necesidad que hay en Cuba por un gobierno que respete los derechos humanos, la libertad de prensa y permita el pluripartidismo, agregó. En Cuba también hay que llegarles a esa gente que vive en una pobreza del siglo veinte.

Reconozco que una encuesta similar en cualquier otro país de América Latina daría resultados similares. Pero el caso de Cuba es particular. Mientras en otros países la juventud que quiere venir a Estados Unidos tiene – en su mayoría – tiene que hacerlo en forma ilegal, el cubano tiene la facilidad de una ley que le da status legal al pisar suelo americano.

De Cuba vienen 20 a 22 mil personas anualmente con visas y otros 30 a 35 mil que llegan en bote o cruzando la frontera entre México y Estados Unidos. Es la fuga de jóvenes con enormes deseos de trabajar para resolver sus problemas económicos.

Ella explica que la desesperación que tiene el pueblo cubano al no poder resolver sus problemas económicos es el que le lleva a lanzarse al mar en embarcaciones pequeñas para cruzar ese traicionero Estrecho de la Florida.

Cuba no puede progresar los jóvenes que no creen en un mañana mejor y  quieren irse de la Isla.

Los que llevamos más de medio siglo en el exilio por motivos políticos nos quejamos que los que llegan de la isla ahora no son como nosotros. Vienen por motivos económicos. Pero no juzguemos, Hay maleantes entre los que llegan a diario. Pero también los hubo en nuestra época de gloria del exilio histórico.

Todos hablamos a diario de lo que hay que hacer para resolver el problema de Cuba. Siempre decimos las mismas cosas. Primero tienen que desaparecer los hermanos Castro y después hay que lograr que la isla sea gobernada por personas que entiendan que la libre empresa va de mano con la democracia. Y para que exista una verdadera democracia hay que tener leyes que permitan el pluripartidismo y la libertad de expresión.

Lo primero va a ser fácil de lograr. Los hermanos Castro ya son personas muy mayores y su fin les llegará pronto.

El resto es más difícil. Lograr verdaderas mejoras económicas en Cuba es labor de décadas, no de años.

Estados Unidos tiene que eliminar la ley de “pie seco – pie mojado”. Hay que buscar la forma en que los jóvenes quieran quedarse en su patria para poder construir a futuro un mejor país.