La “selfimanía” del presidente mexicano

Sigue a El Diario NY en Facebook

MÉXICO.- El presidente estaba atrasado. Se bajó del helicóptero dando zancadas para inaugurar un macro centro en la ciudad de Monterrey al que se dirigía apresurado hasta que un grupo de mujeres le cayó arriba con celulares en mano, “desbordas de júbilo”, por hacerse una “selfie”.

Macroplaza, Monterrey, Nuevo León.
Macroplaza, Monterrey, Nuevo León.

 

Enrique Peña Nieto tardó 17 minutos en recorrer unos cuantos metros, entretenido en tomarse él mismo las fotos con sus gobernadas que se desbocaban una y otra vez ante la azorada guardia presidencial que se movía en círculos, a la expectativa.

Aquella tarde de octubre pasado, no ha sido única, al contrario. Al mandatario le gusta posar igual con mujeres que con niños genio; con empresarios como Carlos Slim, el hombre más rico del mundo, o el creador de Facebook, Mark Zuckerberg, a quien se encontró en Panamá y no desaprovechó la ocasión.

Con el empresario Carlos Slim.
Con el empresario Carlos Slim.
Con Mark Zuckerberg.
Con Mark Zuckerberg.

También lo hizo con el actor Kevin Spacey, protagonista de la serie de televisión House of Cards, donde el presidente es un agudo y hábil político con pocos escrúpulos para lograr sus objetivos.

Con el el actor Kevin Spacey.
Con el el actor Kevin Spacey.

La realidad es que Peña se toma fotos con cualquiera que se lo pida de frente.

En mayo pasado dos mujeres lo interceptaron con sus teléfonos para hacerse una “selfie” con Peña, pero en unos cuántos segundos él tomo el control con tal euforia que hasta se le cayó el teléfono.

“Al presidente le gusta la gente”, dicen sus colaboradores cercanos. “Es un discurso político”, matiza Jorge Romero, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

“Lo están haciendo muchos políticos en distintas partes del mundo –lo hace Barack Obama- porque se da el mensaje de ser una persona común y corriente aunque en el caso de Peña la ostentación y los escándalos no lo ayudan”.