El Barcelona no se complica

Cuadro de Luis Enrique domina al PSG y se instala en semifinales
Sigue a El Diario NY en Facebook
El Barcelona no se complica
Neymar (arriba) celebra con Daniel Alves su gol sobre el París Saint Germain. /EFE
Foto: /EFE / /EFE

BARCELONA
El Barcelona completó el trabajo del partido de ida y se clasificó para semifinales de la Champions League sin demasiados apuros.

Los pupilos de Luis Enrique no especularon con el resultado y el París Saint-Germain ni siquiera tuvo opción de remontar la eliminatoria.

El conjunto azulgrana buscó el dominio del juego desde el primer minuto, consciente de que un gol le aseguraba una noche tranquila.

A los 15 minutos, a Andrés Iniesta se le ocurrió driblar a dos rivales en el centro del campo y dejarle un pase a Neymar en el área parisina que significó el 1-0. El brasileño logró esquivar a David Luiz y, tras regatear a Sirigu, inauguró el marcador.

Ni siquiera Zlatan Ibrahimovic logró asustar en su regreso al Camp Nou. El sueco, ausente en el partido de ida por sanción, volvió a la que fue su casa hace varias temporadas, aunque no pudo hacerle gol a su ex equipo. Su equipo no generó apenas ocasiones, y así es difícil ganarle al Barcelona.

El cuadro azulgrana continuó con su dominio y a la media hora de juego, la conexión brasileña le dio el 2-0.

Dani Alves engañó a Maxwell y puso desde la banda diestra un balón aéreo perfecto para Neymar, que cabeceó al fondo de las redes del PSG.

Si aún había algún hincha francés que creía en la remontada, ese gol hizo que todas las aspiraciones parisinas se esfumaran.

A la vuelta del descanso, el PSG necesitaba 4 goles para plantarse en semifinales, pero apenas creó momentos de peligro ante un Barcelona que, ahora sí, jugaba sin presión.

El Camp Nou se dio el gusto de hacer la ola en la segunda mitad, feliz por el gran momento que atraviesan los culés.

Luis Enrique, al que la grada le dedicó algunos coros, decidió dar entrada a varios suplentes para no gastar demasiadas energías.

El técnico logró dar un paso más en la Liga de Campeones y en Barcelona sigue vivo el sueño del triplete.