Fiat Chrysler ganó $100 millones durante Q1

En el mismo periodo de 2014, la marca perdió $188.5 millones

Washington – La industria automotriz disfruta de buen estado financiero en el primer cuarto de este 2015.

Según la agencia EFE, Fiat Chrysler Automobile (FCA) aseguró que en el primer trimestre del año ganó unos $100 millones gracias a los buenos resultados en Estados Unidos a la vez que su consejero delegado, Sergio Marchionne, volvió a solicitar fusiones entre los fabricantes.

Los resultados del primer trimestre de 2015 contrastan con la pérdida de $188.5 millones que FCA tuvo en el mismo periodo de 2014.

Las ganancias antes de intereses e impuestos excluidos los cargos singulares (Ebit ajustado) se situaron en $872 millones, un 22% más que hace un año, mientras que los ingresos del grupo sumaron $28,771 millones, con un 19% de aumento.

Norteamérica, y especialmente Estados Unidos, impulsaron los resultados de FCA. En la región, el Ebit del grupo fue $657 millones, cuando en 2014 la cifra fue negativa en $127.5 millones.

En Europa, Oriente Medio y África, FCA tuvo un Ebit de $27.25 millones, frente a los $78.48 millones de pérdidas en 2014, mientras que en la región de Asia y el Pacífico las ganancias sumaron $70.85 millones, $76.3 millones menos que hace un año.

Sólo la región latinoamericana terminó el trimestre en números rojos. El Ebit de la región fue -$77.4 millones, $24 millones de pérdidas más que hace un año.

Por otra parte, las ganancias de Ferrari aumentaron de $87.2 a 105 millones y las de Maserati se redujeron de $64.31 a 39.24 millones.

Marchionne aprovechó una teleconferencia con analistas y medios de comunicación, convocada para discutir los resultados del primer trimestre, para lanzar una insólita llamada pública a la urgente necesidad de consolidación en el sector.

En un movimiento que algunos compararon al del protagonista de la película “Jerry Maguire” (1996), interpretado por Tom Cruise, Marchionne publicó su propio manifiesto, titulado “Confesiones de un adicto al capital“, junto a los resultados financieros de FCA.

El subtítulo es incluso más indicativo del estado mental de Marchionne: “La perspectiva de un ‘insider’ sobre la cura a la destructiva adicción al capital del sector”.

En una extensa teleconferencia, Marchionne explicó el contenido de su manifiesto y sus repetidos intentos de fusionar FCA con otros fabricantes mundiales. Pero la insólita decisión de Marchionne de airear “de forma pública” la discusión, provocó al analista de una conocida institución financiera europea que cuestionase la utilidad de “utilizar su precioso tiempo” en el ejercicio.

Marchionne explicó que las crecientes necesidades de capital que los fabricantes de automóviles necesitan para producir nuevos modelos, que aumentarán con la aparición de nuevas demandas tecnológicas como emisiones o vehículos autónomos, están consumiendo valiosos recursos en el sector y reduciendo su rentabilidad.

Según el directivo italo-canadiense, los principales fabricantes de automóviles gastaron el año pasado más de $100,000 millones de euros en el desarrollo de productos, una cifra que se mantendrá en los próximos años.

La tasa de consumo de capital de los fabricantes es inaceptable, es duplicada, no produce verdadero valor para los consumidores y es un puro despilfarro económico”, dijo Marchionne en “Confesiones de un adicto al capital”.

?>