El desprecio a los ‘Dreamers’

A esta altura ya no debería ser una novedad cuando la Cámara de Representantes desafía el sentir de la mayoría de los estadounidenses al oponerse a que los menores de edad, traídos por sus padres indocumentados, tengan alguna posibilidad de incorporarse de una manera productiva en la sociedad. Parecería que la mayoría republicana de la Cámara de Representantes los sigue viendo más como delincuentes que como personas honestas que han crecido en Estados Unidos y que quieren realmente ser parte de este país.

El voto sobre la ley de defensa para impedir que los beneficiarios de la deportación diferida (DACA) ingresen a la Fuerzas Armadas mostró que hay una creciente minoría de 20 legisladores republicanos que ve con buenos ojos a los Dreamers. Pero el que una enmienda excluyéndolos de esta posibilidad haya sido aprobada, es una señal de que todavía el liderazgo republicano sigue firme bajo control de las posiciones más recalcitrantes en cuanto a inmigración.

La propuesta del congresista demócrata Ruben Gallego, un veterano de guerra que sabe de lo que habla, fue aprobada por el comité de Defensa de mayoría republicana, luego sobrevivió el ataque del congresista Steve King en una audiencia del comité de Normas. King, como si fuera el dueño de todo lo que se refiere a inmigrantes, quiso evitar que la propuesta de Gallego llegue al pleno de la Cámara Baja, aludiendo que es incorrecto incluir a los “soñadores” en otras cuestiones que no sean específicamente de inmigración.

Finalmente, fue la enmienda del congresista republicano Mo Brooks la que permitió que la gran mayoría de los republicanos puedan marchar junto a King en su desprecio -manifestado verbalmente en numerosas ocasiones- hacia los indocumentados. La excusa de ahora es no hacerle el juego a las acciones ejecutivas del presidente -aunque Brooks asegure que los Dreamers le quitarán el trabajo a los soldados nativos-, cuando en realidad la meta es excluir de la sociedad a jóvenes que se sienten tan estadounidenses como si hubieran nacido aquí.

¿Hasta cuándo seguirá la crueldad y la ignorancia hacia los inmigrantes, incluyendo a los que no son responsables de su condición de indocumentado?

Esto continuará mientras no cambie el liderazgo de la Cámara de Representantes. Los sondeos de opinión reflejan una posición tolerante de los estadounidenses con los Dreamers, lástima que este sentir no rompa la barrera de la ideología que impide escuchar más allá del resentimiento.