‘Para mí Monseñor Romero ya es un Santo’

La cónsul salvadoreña en Los Ángeles conoció a Monseñor Romero, quien inspiró a su generación a buscar cambios sociales a pesar de la represión.

Guía de Regalos

‘Para mí Monseñor Romero ya es un Santo’
Mercedes López Peña es la consul general de El Salvador en Los Ángeles.

Monseñor Romero

@YurinaMelara

Nadie podía creer que se atreverían a matar a Monseñor Arnulfo Romero, así como nadie se imaginó que durante su entierro, francotiradores sembrarían el terror al disparar a la masa de asistentes, recordó la Cónsul General de El Salvador en Los Ángeles, Mercedes López Peña.

La cónsul conoció a Moseñor Romero y tuvo contacto con él entre 1978 a 1980.

Desde los 14 años, López Peña formó parte de las comunidades cristianas de base de Ayutuxtepeque, San Salvador. Monseñor Romero visitaba con frecuencia las reuniones de estas comunidades cristianas.

La beatificación de Monseñor Romero se celebrará el próximo 23 de mayo  en El Salvador.
La beatificación de Monseñor Romero se celebrará el próximo 23 de mayo en El Salvador.

“Nos hablaba sobre Dios y sobre la pobreza. Él buscaba cambios… En aquél entones, él era el único que se atrevía a hablar de la pobreza y de la exclusión social”, dijo la cónsul general.

Ella pertenece a una generación de jóvenes que se unificaron alrededor de la catequesis, la música cristiana y de la posibilidad de cambios políticos y sociales en El Salvador.

“En esa generación fue fuertísima la participación de jóvenes. En ese momento ser miembro de una comunidad de base significaba el riesgo de ser capturado y asesinado… yo guardo en mi memoria a muchos compañeros adolescentes que fueron asesinados sólo por pertenecer a la comunidad de base”, contó López Peña.

Entierro

La cónsul dijo que ella optó por borrar de su memoria muchos momentos difíciles, pero el entierro de Monseñor Romero no es uno de esos.

“El entierro fue impresionante porque muchas personas escuchaban la homilía dominical en secreto en sus casas. Ese día salieron a la calle. Estábamos concentrados en la Plaza Cívica, frente a Catedral, cuando se vinieron los primeros disparos. Creo que los primeros vinieron del Banco Hipotecario”, recordó López Peña.

Había francotiradores en los edificios alrededor de la Plaza Cívica y tanquetas militares a pocas cuadras acorralando la zona.

“Yo sabía qué hacer y le decía a la gente que corriéramos, que nos fuéramos de ahí. Las personas que no sabían qué hacer buscaron refugio en los edificios y otros en la Catedral… yo sabía que lo mejor era correr y alejarse de ahí lo más pronto posible”, agregó.

Ella y sus amigos lograron escapar.

“El asesinato de Monseñor Romero significó que ya nadie estaba a salvo y que teníamos que tomar una opción”, dijo.

La opción de ella y de muchos jóvenes de las comunidades de base fue unirse a los grupos insurgentes que eventualmente se convertirían en el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Este grupo se alzó en armas en contra del Gobierno. Con la firma de los Acuerdos de Paz en 1992 se transformó en un partido político y ahora es el partido que gobierna.

La cónsul estará presente en la beatificación de Monseñor Romero que se llevará a cabo en la Plaza Salvador del Mundo el próximo sábado 23 de mayo.
“Para mí Monseñor Romero ya es un santo. La ceremonia es para confirmar lo que nosotros ya sabemos en nuestros corazones”, acotó.

LEE ADEMÁS:

El hermano de Monseñor Oscar Romero recuerda sus últimos momentos

Recuerdan el legado de Monseñor Romero

Ya hay fecha de beatificación de Monseñor Romero…y será en El Salvador