“Tenemos que limpiar Albany”

El Fiscal General y líderes comunitarios presentan un proyecto integral de ética con el fin de reformar el gobierno del estado

Como un acto simbólico, el fiscal general de Nueva York Eric T. Schneiderman y varias organizaciones escogieron un edificio del Siglo XIX que fue epicentro de la lucha contra la corrupción, para anunciar una cruzada contra este flagelo en Albany.

En las escaleras de la antigua corte en 52 Chambers Street, que ahora alberga al Departamento de Educación y que fue construida por William M. “Boss” Tweed cuya maquinaria política controlaba la ciudad hace más de 150 años, Schneiderman anunció la introducción en la Legislatura estatal de un proyecto integral de ética con el fin de reformar el gobierno del estado.

“La corrupción contamina el trabajo honrado que realiza la mayor parte de los funcionarios públicos. Los neoyorquinos han soportado las reforma éticas que se quedan en las orillas”, dijo Schneiderman, quien espera que su plan sea debatido antes de que finalice la sesión legislativa el próximo mes.

Varias organizaciones demostraron cómo sus causas por los derechos de los neoyorquinos, como mantener la renta estabilizada o aumentar el salario mínimo, están siendo frenadas por los intereses creados por lo grupos de poder que influyen en Albany.

Jonathan Westin, director de New York Communities For Change, resaltó el “estado de parálisis donde nada se concretaba por la corrupción. Hay falta de voluntad política para aumentar el salario mínimo. Hay tres millones de arrendatarios que están en riesgo de perder su vivienda. Hay propietarios que pagan impuestos altos, mientras que los dueños de apartamentos de cien millones reciben alivios tributarios. Los billonarios controlan Albany. Tenemos que limpiar Albany” dijo con la voz exaltada.

“Los neoyorquinos ya no pueden permitirse un gobierno estatal que está siendo comprado por multimillonarios que usan su dinero para las campañas”, dijo Karen Scharff, directora de Acción Ciudadana de Nueva York. “El plan del Fiscal restaurará el control del gobierno para los votantes, no los donantes”.

Entre tanto, Ian Vandewalker, asesor del Centro Brennan, dijo que la ola de escándalos en los últimos meses es una prueba más de la necesidad de una reforma integral del sistema de financiamiento de campañas. “Para empoderar a los votantes promedio y reducir los incentivos para la corrupción”.