Añasco, un pueblo de tradición y empuje económico

Añasco, un pueblo de tradición y empuje económico
De acuerdo al Censo 2010, la población añasqueña era de 29,261 habitantes

El desarrollo económico de Añasco depende de los empleos generados por un parque industrial municipal y otro transnacional, la expansión hotelera, turística y gastronómica, que combina tradición e innovación.

Destacar un aspecto de la próspera localidad de Añasco sería injusto: su historia, arquitectura, desarrollo económico e infraestructura turística hacen de ella un lugar especial y memorable.

Reclama el honor de haber sido el punto de desembarque tras el segundo viaje del almirante Cristóbal Colón, aquel 19 de noviembre de 1493. Oceanógrafos e historiadores insisten en que las condiciones de la Bahía -la amplitud y quietud de las aguas y su amplia visibilidad- hicieron posible tal hazaña.

Y hablando de hazañas… una de las más importantes del mundo colonial ocurrió aquí, cuando los indios Taínos, cumpliendo órdenes del cacique Urayoán, ahogaron al conquistador Diego Salcedo en las aguas del río Guaorabo. Descubrir que los españoles no eran dioses inmortales, dio pie a una rebelión en 1511.

La fundación oficial se remonta a 1733, a cargo de don Luis de Añasco, acompañante del explorador Juan Ponce de León. La geografía y distribución urbana ha sido determinada por dos sucesos importantes: un extenso incendio ocurrido en 1913 y un devastador terremoto en 1918.

En 2010, la población añasqueña era de 29,261 habitantes; la migración y otros factores la hicieron descender a 28,762, según el Perfil Económico de Puerto Rico correspondiente a 2013-2014 del Departamento de Trabajo y Recursos Humanos.

La fuerza laboral está compuesta por 9,900 personas, de las cuales 8,800 están activas y 1,100 buscan nuevas oportunidades (ver recuadro). Según datos oficiales de la municipalidad, hasta 2010 la principal fuente laboral es la manufactura, que aporta 2,210 empleos (35% del total), seguido por los servicios (30.2%),  y comercio al detalle (8.25%).

Este pueblo, cuyo auge se debió a la industria azucarera ahora extinta, depende de los empleos generados por el parque industrial municipal, en el que se ubican imprentas, cooperativas panaderas, fábricas de ventanas, mueblerías y distribuidoras de licores.

El alcalde Jorge Estévez Martínez conversó vía telefónica con El Diario y destacó además que el municipio es el principal productor de plátano de la isla, con más de 1,000 hectáreas dedicadas al cultivo.

Jorge Estévez Martínez, alcalde de Añasco
Jorge Estévez Martínez, alcalde de Añasco

El parque industrial data de los años 70, expresó. “En ese entonces, la población y el entonces alcalde don Antonio Valentín Vega, se opusieron a la explotación petrolera, por temor a un desastre ecológico”, dijo. Las autoridades cabildearon por el establecimiento de empresas farmacéuticas y tecnología médica, como Abbott Medical Optics, Techno Plastics Industries, General Electric Sensing y Amphenol Advanced Sensors, Integra, Amo, Edwards Lifescience, las cuales requieren agua para el proceso de producción.

“Añasco es una tierra fértil, con muchos recursos naturales. Por eso estamos más que contentos por el honor en el Desfile de Nueva York”, apuntó Estévez. “Yo colaboro con las industrias pero así exigimos que se abran puestos de trabajo y se mejoren los actuales que benefician a los añasqueños”, subrayó.

Turismo y aporte cultural

El alcalde destacó el aporte de una gran cantidad de añasqueños en la vida cultural y política estadounidense, comenzando por el héroe de la guerra de Vietnam Francisco Estrada Loperena, el destacado abogado Óscar González, el cantante Alfonso Vélez (autor de “El Fuá”), y el ya fallecido fundador del Añasco Social Club, Diego Silva. Asimismo, alabó la labor de la actual gerente del Copacabana Social Club de Nueva York, Norma Figueroa, donde se dará cita la diáspora añasqueña a celebrar la distinción para la localidad.

En el turismo, Añasco pertenece a la región oeste, conocida como Porta del Sol. Cuenta con el Rincón Beach Resort, con 112 habitaciones para huéspedes y 24 villas, piscinas, jacuzzis con vista al Caribe y restaurantes de fama internacional.

Entre las atracciones más importantes está el balneario Tres Hermanos, sede del festival dedicado a almeja conocida como “Chipe”, los parques recreativos El Castillo, La Encantada y El Mirador, así como la Plaza de Recreo José Adolfo Pesante y “Sueño de los Niños”, con la piscina municipal más grande de la isla.

Sobre el río Guaorabo  está el Puente Salcedo, una imponente estructura de acero terminada en 1944.

La industria gastronómica es una mezcla de tradición e innovación. Los más de 30 restaurantes dan cuenta de la rica tradición culinaria costeña, con platos insignia como el mofongo, churrascos, pescado y camarones, asopaos y picaderas.

No hay que olvidar que entre sus sellos distintivos de Añasco está la “pasta de mangó” (jalea de mango), el bizcocho de hojaldre y la tradicional morcilla, que llegó a venderse hasta en farmacias.