Prepárate para la menopausia

El estilo de vida es fundamental para disminuir las molestias de la menopausia
Prepárate para la menopausia
Algunos síntomas de la menopausia son los bochornos y molestias ginecológicas.

Una mujer a lo largo de su vida atraviesa por diferentes cambios biológicos, físicos, psicológicos y emocionales; la menopausia constituye uno de estos eventos. Se considera que ha llegado cuando la menstruación ha cesado durante 12 meses consecutivos, lo que ocurre entre los 42 y 56, y marca el final de la etapa reproductiva.

Durante los años previos, las mujeres pueden vivir algunos síntomas de índole e intensidad diversa producidos por reajustes hormonales y metabólicos, ya que la actividad ovárica disminuye y la producción de estrógeno y progesterona desciende también, por lo que puede sentirse desconcertada, preocupada y hasta deprimida ante la incertidumbre de lo que va a pasar.

Ricardo Jiménez Góngora, médico ginecólogo, explica que la sintomatología puede ser más intensa para algunas mujeres, pero también hay quienes la viven sin tantas molestias. “Ellas deben saber que la etapa que se aproxima es completamente natural y que con la comprensión de la pareja, la familia, los consejos de su médico y algunas medidas terapéuticas, pueden atravesar este periodo de manera satisfactoria”, explica.

¿Qué puede presentarse?

El especialista explica que los síntomas previos son muy variables en cada mujer y dependen en gran medida de la reserva hormonal que tengan sus ovarios. Algunos síntomas son los bochornos, cambios en el estado de ánimo, alteraciones en los hábitos de sueño, resequedad vaginal, disminución de la líbido y dolores de cabeza, y añade que existen tratamientos que ayudan para que las mujeres enfrenten esta etapa de su vida de forma muy positiva.

“Hay protocolos médicos que se enfocan a tratar los síntomas y son de gran ayuda, por ejemplo, evitan los bochornos, que son muy molestos, porque en cualquier lugar y momento se puede subir esa sensación de calor y viene una sudoración copiosa que causa problemas en muchos aspectos. Tanto la paciente como su médico ginecólogo necesitan estar muy pendientes de esa sintomatología y tratarla adecuadamente”, explica.

Además, añade el experto, hay otros tratamientos que conllevan una terapia hormonal que a corto, mediano y largo plazo mejoran mucho la calidad de vida, porque protegen a las mujeres de algunas alteraciones metabólicas: “Estas opciones, además de ser paliativas de la sintomatología, previenen riesgos como la osteoporosis. Sin embargo, es necesario efectuar una valoración de los factores de riesgo e individualizar cada protocolo terapéutico, porque hay pacientes que son candidatas para un manejo hormonal sustitutivo y hay otras que no lo son. Por lo que hay que establecer la opción más segura”.

Jiménez Góngora recomienda a las mujeres acudir a una consulta con el ginecólogo por lo menos una vez por año para realizar una revisión y estudios de rutina, y para que ellas externen sus dudas y le hagan saber al médico su estado de ánimo, de salud y posibles alteraciones.

La información, el seguimiento de las recomendaciones médicas y la adopción de un estilo de vida saludable que incluya el descanso necesario, una buena alimentación, la práctica moderada de ejercicio y una actitud positiva, además de evitar el consumo de sustancias tóxicas, como tabaco y alcohol, puede facilitar el tránsito en este proceso de cambio natural para todas las mujeres.

– Verónica Piña Jarillo

Para saber más: Todo sobre la menopausia, Bruno Brigo, Editorial Terapias Verdes Navona.

Colaboración de Fundación Teletón México
#EscuelasLibresdeBullyng
celeste@teleton.org.mx