Hablar no es fácil para todos los niños

Algunos pequeños presentan problemas que, si se tratan a tiempo, pueden resolverse con terapia de lenguaje
Hablar no es fácil para todos los niños
Algunos niños pueden tener problemas simples, como pronunciar mal, pero otros pueden tener más dificultades.

“Un niño requiere de terapia especializada cuando hay fallas en la adquisición, en la comprensión y en la expresión del lenguaje, lo que afecta indudablemente la interacción social y el desempeño del chico”, comenta la especialista en patología del lenguaje, Paulina Murphy Ruiz, y agrega que alrededor del 90% de los problemas requieren terapia, según la severidad del caso en específico.

Dentro del lenguaje se encuentran todas las áreas y/o habilidades encaminadas a entender el significado de cada palabra, aprender a decirlas y a la vez expresar el pensamiento a través de estos sonidos. Por ello es muy importante, al detectar alguna complicación, acudir a valoración con un experto.

La especialista advierte que la edad ideal para acudir a rehabilitación es antes de los 6 años, pues alrededor de esa edad los niños inician la educación básica y se pueden evitar dificultades en el aprendizaje de la escritura y la lectura.

Algunos signos de alerta en los primeros años de vida son:
•    Cuando un niño al año y medio o dos años de edad, no dice las primeras palabras como mamá, papá, leche y agua.
•    A la edad de dos años, dos años y medio, no es capaz de juntar dos palabras.
•    Que a los tres años no pueda construir oraciones sencillas o frases cortas.
•    Entre los tres y cinco años tenga un lenguaje que sólo sea entendido por los papás o por personas cercanas a su núcleo familiar.

Principales dificultades de lenguaje

Se dividen en dos grandes áreas:
1.     Trastornos de lenguaje receptivo: Dificultad para entender, comprender significados, formar conceptos, seguir indicaciones y sonidos semejantes, principalmente.
2.    Trastornos de lenguaje expresivo: No dicen las palabras completas, se saltan sonidos en las palabras, incluso sílabas completas, no elaboran oraciones completas, no utilizan correctamente los artículos y los utilizan como sustantivo, o bien, dificultad en el aprendizaje de la conjugación de los verbos.

También se dan casos en que se mezclan ambos trastornos y pueden ir desde los más leves -por ejemplo, que un niño no pueda pronunciar correctamente la letra r-, hasta aquél donde el lenguaje se encuentra en una etapa muy temprana y sólo es capaz de expresar una o dos palabras, cuando debería estar más avanzado.

El origen

Los trastornos genéticos pueden provocar de manera secundaria, problemas de lenguaje. En voz de la experta, la gran mayoría de los pacientes tienen antecedentes familiares, durante la gestación, durante el nacimiento o los primeros meses de vida.

Igualmente los puede provocar la epilepsia, un evento que les haya resultado traumático, una mala estimulación e inclusive, un golpe. No obstante, afirma que en la gran mayoría de los casos no hay una causa específica que lo provoque.

Paulina Murphy comenta que es importante que el pequeño reciba atención, pues el problema puede derivar en alteraciones de conducta al ser excluidos por compañeros y profesores en la escuela: muchos niños con problemas de lenguaje se retraen y se vuelven más tímidos, o se tornan muy agresivos para evitar el bullying.

Para finalizar, la experta explica que aceptar que hay un problema es el primer paso para resolverlo; el segundo es buscar apoyo de profesionales de la salud para superarlo y el tercero, es ser constante, disciplinado, con compromiso y dedicación para que la rehabilitación del niño sea exitosa.

– Ricardo Córdova Orta

Para ver:
The King’s Speech. Tom Hooper, Reino Unido (2010)

Colaboración de Fundación Teletón México
#EscuelasLibresdeBullyng
celeste@teleton.org.mx