Elogios en América Latina para la “encíclica verde” de Francisco

Provoca entusiasmo en varios países; Obama le dio la bienvenida

Guía de Regalos

La mayoría de los gobiernos y distintas organizaciones de América dieron la bienvenida a la encíclica Laudato si (Alabado seas), conocida como “encíclica verde”, publicada anteayer por el papa Francisco sobre la protección del medio ambiente, y admitieron su responsabilidad como Estado y sociedad.

Laudato si. Sobre la protección de la casa común constituye el primer documento pontificio sobre ecología del papa Francisco y su nombre se refiere a la frase inicial del Cántico de las Criaturas de San Francisco de Asís, nombre que eligió Jorge Mario Bergoglio al ser elegido pontífice.

En este documento, el más importante que escribe un pontífice, advirtió contra el comportamiento “suicida” de un sistema económico mundial que ha convertido el planeta en un “depósito de porquería”.
LEE TAMBIÉN: Francisco pide “revolución cultural” para salvar el planeta

En referencia al llamado que realiza la encíclica, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que su país debe “ser un líder en ese esfuerzo” para proteger a las próximas generaciones de los efectos dañinos del cambio climático.

Y mientras Obama declaró su admiración por el Pontífice, organizaciones católicas y de otras confesiones monoteístas pidieron a los candidatos republicanos a las elecciones presidenciales de 2016 que “se pongan del lado del Santo Padre”.

Así, Christopher Hale, director ejecutivo de Católicos por el Bien Común, aseguró que los republicanos que niegan la existencia del cambio climático o que ignoran la necesidad de tomar medidas deberían empezar por reconocer el problema y evitar recibir donaciones de magnates que tienen intereses en la industria contaminante.

Efectivamente, la reacción de los republicanos en el Congreso norteamericano varió entre el rechazo y la indiferencia.

“No quiero parecer irrespetuoso, pero no lo considero un experto en asuntos ambientales”, dijo el representante republicano Joe Barton, miembro del comité de Energía y Comercio.

Incluso un católico como el líder del Congreso, John Boehner, no se mostró muy receptivo respecto del documento y la posibilidad de implementar alguna legislación basada en la encíclica. “Hay muchas propuestas de ley en el Congreso. No estoy seguro de en qué parte del proceso esas propuestas pudieran estar”, dijo Boehner.

Precisamente, el papa Francisco denunció en el documento de 191 páginas la debilidad de la reacción política internacional y los intereses económicos a la hora de afrontar la defensa del medio ambiente, y pidió una “valiente revolución cultural” para salvar el ecosistema.
TODAS LAS NOTICIAS SOBRE EL PAPA FRANCISCO

En América Latina la reacción, en cambio, fue ampliamente positiva.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, aseguró que sus conciudadanos serán “soldados de esa causa” para proteger el medio ambiente, porque es una cuestión que afecta “sobre todo a los más pobres, a los más vulnerables”.

El gobierno boliviano calificó la encíclica como “avanzada y revolucionaria”.

“Por algo, la derecha conservadora internacional ha arremetido ahora, y hablan de un papa marxista”, dijo el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales boliviano, Alfredo Rada.

Desde Paraguay, país que visitará el papa Francisco entre el 10 y el 12 de julio, el obispo de San Juan Bautista de las Misiones, Mario Medina, dijo que la encíclica tendrá consecuencias inmediatas y prácticas, porque “vamos a tener donde apoyarnos para seguir luchando por evitar la destrucción del planeta”.