EEUU aplaude convocatoria de elecciones en Venezuela

Dijo que es "un paso positivo" para los venezolanos y sus instituciones democráticas

Washington.- El Gobierno dio el martes la bienvenida a la convocatoria de elecciones parlamentarias en Venezuela para el 6 de diciembre y dijo que es “un paso positivo” para los venezolanos y sus instituciones democráticas.

En una declaración, el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, se congratuló por la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela de fijar el próximo 6 de diciembre como la fecha para los comicios parlamentarios.

Se trata “de un paso positivo para el pueblo venezolano y sus instituciones democráticas”, agregó el portavoz en la breve declaración.

Lea también: Leopoldo López levanta huelga de hambre

El 6 de diciembre Venezuela elegirá los 167 escaños de la unicameral Asamblea Nacional (AN), que con 99 de 157 diputados está dominada actualmente por el chavismo.

La fecha de la celebración de los comicios había generado dudas en la oposición venezolana, desde donde llegaron a comentar que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro quería postergar la convocatoria.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ofreció este lunes por segunda vez a Venezuela una misión de observación electoral del organismo, tras anunciarse la fecha de los comicios parlamentarios.

Estados Unidos y Venezuela no tienen embajadores en las respectivas capitales desde 2010, cuando aún era presidente del país caribeño el fallecido Hugo Chávez (1999-2013).

Lea también: El Papa, la última esperanza de la oposición venezolana

En el último año, Maduro ha acusado reiteradamente a Estados Unidos de apoyar planes de conspiración para derrocar su Gobierno, algo que el Ejecutivo estadounidense ha calificado siempre de falso.

La tensión entre Washington y Caracas aumentó notablemente a raíz del decreto firmado en marzo pasado por el presidente Barack Obama, en el que declaraba a Venezuela una “amenaza” para la seguridad nacional de EEUU y sancionaba a un grupo de funcionarios venezolanos por violaciones de los derechos humanos.