Auditoría destapa corrupción en Sistema de Bibliotecas de Queens

Mientras la comunidad perdía servicios, los altos funcionarios se beneficiaban de los fondos públicos

NUEVA YORK — El tesoro del conocimiento no fue suficiente para el expresidente del Sistema de Bibliotecas de Queens, Thomas Galante, quien prefirió darse una vida de rey a expensas de los constituyentes, según una auditoría del contralor Scott Stringer.

Mientras que las comunidades inmigrantes y de minorías se quejan por el cierre de sus bibliotecas y presionan por la extensión de horarios de servicio, Galante utilizó los fondos públicos de las bibliotecas del condado como su “alcancía personal”, gastando cientos de miles en licores, un viaje de 11 días a Barcelona y entradas para Disneyland.

“Conforme se fue reduciendo el acceso a los libros y los programas y servicios vitales para los usuarios, el derroche frívolo se incrementó al igual que el dinero en sus propios bolsillos”, dijo Stringer en una conferencia de prensa frente a la biblioteca de Astoria, en Long Island City.

La auditoria encontró que Galante y otros empleados de alto nivel gastaron hasta $300,000 en lujos personales, como boletos para un concierto de la banda de pop-rock Maroon 5. El historial de desfalco está vinculado a fondos ocultos del escrutinio público bajo una cláusula que impedía a la Contraloría una revisión de los registros financieros.

En 2014, Stringer pidió a la Corte Suprema de Queens la anulación de la clausula, pero más tarde una nueva administración del Sistema de Bibliotecas de Queens votó a favor de permitir la revisión de sus finanzas y expulsó a Galante.

La pesquisa reveló que Galante gastó en tres años casi $46,000 en alimentos y alcohol servidos en reuniones con empleados de alto nivel del Sistema de Bibliotecas de Queens. El exfuncionario disfrutó de botellas de tequila José Cuervo y cajas de cerveza Corona incluidas en facturas de entre $360 y $4,700 en Connecticut.

La oficina de Stringer destacó que la auditoria es la primera en dos décadas en el Sistema de Bibliotecas de Queens, y sostuvo que no encontró malversación en los otros condados.

“Los fiscales decidirán si hay arrestos”, dijo Stringer. El funcionario aseguró que los hallazgos de la pesquisa, realizada por una nueva unidad de investigación, se entregaron a la policía y al Servicio de Impuestos Internos (IRS).

Los documentos de la investigación ponen en relieve que Galante cargó casi todos sus gastos personales a la cuenta de los fondos de la ciudad, que estaba sujeta a la fiscalización de la Contraloría de la Biblioteca. A raíz del desfalco, el sistema de bibliotecas sufrió déficits que iban desde $5.7 a $6.9 millones dólares entre los años fiscales 2008 y 2013. En el mismo periodo, el sistema eliminó servicios y programas.

“La corrupción impidió que mis hijos disfrutaran de sus bibliotecas los sábados”, dijo el padre mexicano Luís Oropesa, residente de Astoria. “Participé en las campañas para que no cerraran las librerías los fines de semana, por eso es decepcionante saber de este lodazal en el sistema”.

Carl S. Koerner, presidente de la junta directiva del Sistema de Bibliotecas de Queens, dijo que la reciente reestructuración consiguió cambios radicales para abordar las preocupaciones planteadas por el contralor Stringer y otros funcionarios públicos.

“La apertura de los libros de la biblioteca al más estricto escrutinio de la Contraloría fue un paso adelante en la rendición de cuentas”, sostuvo. “Terminamos con ello el frívolo y hasta entonces incuestionable exceso de gastos a manos de la administración y el personal”.

Una biblioteca que sirve a latinos  

El 28% de los usuarios de las bibliotecas de Queens son latinos, y el 24% habla español, según cifras oficiales. En junio de 2015 el 57.3% de los 972.721 usuarios fueron adultos, 7.4% niños y el 7.2% ancianos.

 

De julio de 2014 a junio 2015 unos 173.292 materiales didácticos que circularon en el Sistema de Bibliotecas de Queens fueron en español. Las librerías de Corona y Jackson Heights registraron la mayor distribución de materiales en español.