Desfile en NY, el premio más grande para campeonas mundiales

Miles de fanáticos dan las gracias a la selección femenina de Estados Unidos por el tercer título mundial
Desfile en NY, el premio más grande para campeonas mundiales
Abby Wambach encabeza la celebración con los fans neoyorquinos. /MARIELA LOMBARD-EDNY

Con gritos de “USA! USA!”, millares de aficionados apostados a lo largo del “Cañón de los Héroes” rindieron tributo este viernes a las integrantes de la selección femenina de Estados Unidos, que hace cinco días ganó la Copa Mundial en Canadá.

El desfile de homenaje a las campeonas del mundo, el primero a un equipo de fútbol y de mujeres, se convirtió en una fiesta patria.

Con la bandera pintada en los rostros, portando el símbolo patrio en las manos, vistiendo camisetas de la selección nacional, no importaba si era la de mujeres o de varones, los aficionados vitorearon a las 23 integrantes del equipo tricampeón, mientras toneladas de confeti caía desde los edificios al paso de las 12 carrozas que se dirigieron por Broadway desde Battery Park hasta City Hall.

Como el fútbol no tiene fronteras, fanáticos de diversas nacionalidades, grandes y pequeños, hicieron presencia para decirles “gracias” a las heroínas.

La boricua Victoria Acevedo dijo decidió suspender un viaje a México con tal de vibrar a las campeonas. “Estaba supuesta a ir a Cancún hoy y cancelé mi vuelo para venir aquí porque soy fanática y me gusta el fútbol femenino”, manifestó Victoria, quien dijo que jugaba fútbol en la “Isla del Encanto” cuando era niña.

La colombiana Angélica Sierra señaló que viniendo de un país donde “el fútbol es religión, una pasión” se siente comprometida a apoyar.

“Viviendo en este país, tenemos que ser fanáticos de un país que nos ha brindado todo”, destacó Angélica. “Pero hay que apoyar a las mujeres porque en este país no quieren tanto el fútbol (femenino)… Es un honor poderlas tener acá en Nueva York”.

Entre el grupo afortunado  que ganó boletos por sorteo se encontraban las hermanas Kathy y Stephanie Gualotuna, nacidas en Nueva York de padre ecuatoriano y mamá mexicana.

Kathy —una de las 12,000 personas que sometieron  su nombre por internet para la rifa de 3,500 boletos— dijo que desde los cinco años ha jugado fútbol, defensa y volante, incluso en la Universidad St. Johns, por lo que se siente  muy orgullosa de que la selección de mujeres de este país haya ganado su tercer campeonato mundial.
“Han demostrado que son muy buenas y tienen el poder de hacer mucho más en el fútbol y otros deportes”, indicó Kathy. “Tenemos que apoyar más a las mujeres porque sí somos buenas, y hoy estamos aquí celebrando la tercera Copa Mundial”, acotó.

La espera en la plaza de City Hall valió la pena. Con un cielo azul y el astro rey brillando en lo alto, las campeonas se dirigieron a los aficionados.

“Haber ganado la Copa Mundial es un sueño”, dijo Carli Lloyd, la autora de tres de los cinco goles con los que Estados Unidos venció 5-2 a Japón para ganar el título. “Pero tener este desfile aquí en la ciudad de Nueva York es uno de los mejores momentos de mi vida. Y todas sentimos lo mismo”.

Luego vino el turno de Abby Wambach.

“Para nosotros, todo ésto comenzó cuando éramos niñas y teníamos un sueño”, indicó Wambach, nativa de Rochester, Nueva York, destacando la fe que se tenía la selección.

“En mi opinión, todas creíamos en ese sueño y seguimos creyendo en ese sueño, no sólo cuando teníamos 5 o 10 (años) sino hasta cuando ganamos la Copa Mundial”, añadió la veterana.