Marco Antonio Regil da revés a Trump en carta abierta

El actor explica al magnate que “los trabajadores indocumentados son triunfadores, son héroes de los cuales tenemos mucho que aprender”
Marco Antonio Regil da revés a Trump en carta abierta
Marco Antonio Regil le da con todo a Trump.

El actor y conductor mexicano Marco Antonio Regil es otro famoso que no se ha podido quedar callado ante los polémicos comentarios de Donald Trump contra los inmigrantes mexicanos.

El originario de Tijuana, que se ha ganado la confianza a los televidentes, tanto de México como de Estados Unidos, con su carisma, escribió una carta abierta en la cual relata que “quiere rescatar algunas de sus frases menos ofensivas y más inspiradoras para hacerle ver, con sus propias palabras, lo que por años ha sido el trabajo y las aspiraciones de nuestra comunidad”.

Una de las frases más inspiradoras del artista es cuando asegura que “los trabajadores mexicanos inmigrantes son triunfadores, señor Trump, ellos dejan su tierra, su cultura, su idioma y su familia sin saber si alguna vez podrán regresar, o siquiera sobrevivir”.

A continuación la carta completa de Marco Antonio Regil a Donald Trump:

Estimado Sr. Trump,

“Los inmigrantes mexicanos están trayendo drogas, trayendo crimen, son violadores y algunos, asumo, son buenas personas…”. Esas fueron las palabras pronunciadas por usted hace algunos días que no han dejado de darme vueltas en la cabeza. Reconozco lo brillante de su estrategia al utilizar estas declaraciones como una forma de atraer atención mediática. Sin embargo, en esta carta, quiero rescatar algunas de sus frases menos ofensivas y más inspiradoras para hacerle ver, con sus propias palabras, lo que por años ha sido el trabajo y las aspiraciones de nuestra comunidad.

Usted dijo: “Lo que separa a los ganadores de los perdedores es cómo reaccionan a los nuevos cambios del destino”. Quizá no ha notado usted que las personas a las que está insultando, deberían ser objeto de su admiración, pues reaccionaron a nuevos cambios del destino de forma positiva, utilizando un espíritu emprendedor e increíble para mejorar sus vidas y las de sus familias. Los trabajadores mexicanos inmigrantes son triunfadores, señor Trump, ellos dejan su tierra, su cultura, su idioma y su familia sin saber si alguna vez podrán regresar, o siquiera sobrevivir. Miles mueren en el desierto al quedarse sin agua, otros son asaltados, violados, abusados y deportados. Pero no se dan por vencidos. Lo intentan una y otra vez. Aquellos que logran llegar a Estados Unidos, terminan trabajando una enorme cantidad de horas y recibiendo menos del salario mínimo. Dígame, ¿quiénes son los criminales, señor Trump?

Los trabajadores indocumentados son triunfadores, son héroes de los cuales tenemos mucho que aprender. Son emprendedores naturales a pesar de que nunca han recibido la educación que se merecen. Hacer bullying no es ser un líder. ¿Por qué no usa sus habilidades de liderazgo para unirnos? En lugar de construir muros para dejarnos afuera, construya negocios que nos incluyan y cree empleos. Ofrezca educación financiera. Ayúdenos a construir riqueza en lugar de condenarnos a la pobreza.

Usted también dijo: “Yo era implacable, incluso ante la falta de aliento, porque muchas más veces de las que crees, la persistencia es la diferencia entre el éxito y el fracaso”. ¿Quién sabe más de la falta de aliento que un inmigrante promedio que enfrenta la soledad, la ausencia de amigos, la lejanía de la tierra que los vio nacer, pero aun así persisten contra todo pronóstico hasta que finalmente logran el éxito al convertirse en excelentes miembros de la sociedad?

Admiramos su persistencia y su éxito, señor Trump. Usted es el epítome del sueño americano, del emprendedor. Nosotros no queremos tomar nada de lo que es suyo. Sólo queremos la oportunidad de trabajar tan duro como sus antepasados lo hicieron para darle a nuestros hijos algunas de las ventajas que usted recibió de sus padres.

Al igual que generaciones anteriores de inmigrantes lo hicieron, nosotros huimos de la violencia, de la injusticia social y de la persecución. ¿Por qué no trata de incluirnos en lugar de acusarnos. Usted dijo: “Cuando alguien te reta, pelea. Sé brutal, sé fuerte, solo ve y gánale”. Usted nos ha retado, ¿quiere que peleemos? Podemos ser fuertes pero, ¿quiere que seamos brutales? No, señor Trump. Preferimos mostrar perdón, porque lejos de ser violadores y criminales, somos una comunidad que trabaja duro, de forma pacífica, con pasión y que quiere contribuir positivamente con esta nación adoptiva. Podemos perdonarle por la fuerte retórica que usó para referirse a nosotros y ganar algunos votos, pero preferimos mostrar nuestra fuerza al no apoyarlo como candidato. Pelearemos al votar por un líder que hable de unidad, votaremos por alguien que quiera unir a los Estados Unidos, para trabajar hombro con hombro y hacer que esta gran nación sea aun más fuerte.

“Lo que más admiro es a las personas que se ponen en la línea directamente”. Nuevamente, palabras sabias. Nosotros nos hemos puesto en la línea, señor Trump. Nos hemos trasplantado para buscar una mejor vida. Y no hablo únicamente de una mejor vida para nosotros. Somos jardineros, personal de limpieza, doctores, estudiantes, maestros, profesionales, obreros y también empresarios. Somos ciudadanos respetuosos de la ley y luchamos para que nuestros hijos tengan educación, para que puedan contribuir al legado de las comunidades de inmigrantes que trabajan para construir un mejor futuro para todos. Así que, ¿qué tal si usted se pone en la línea, usa su conocimiento, su experiencia, su poder y su riqueza para hablar como un líder y no como una víctima? Cruce la línea, Sr. Trump, y conózcanos porque está muy claro que usted, no sabe nada de nosotros. Tenemos un corazón y una mente abierta, estamos dispuestos a aprender una nueva forma de vivir y hacer realidad nuestro sueño americano, tal y como las generaciones anteriores de inmigrantes lo hicieron.

Usted también ha dicho: “Ve, escucha y aprende. No puedes saberlo todo. Cualquiera que cree esto está destinado a la mediocridad”. Nosotros vemos, escuchamos y aprendemos, hemos entendido la urgencia de convertirnos en ciudadanos que se expresan por medio del voto. Hasta ahora, muchos miembros de mi comunidad habían tenido el derecho a votar pero no lo habían hecho porque la política de Washington les parecía muy lejana. Pero gracias, Sr. Trump, usted ha traído a Washington a nuestra puerta. Lo hemos visto, lo hemos escuchado y hemos aprendido de usted y ahora votaremos para asegurarnos de que alguien como usted jamás sea capaz de insultarnos de nuevo. A pesar de que siempre existirán temas que nos separen como nación, votaremos por alguien que le apueste al diálogo inteligente, a la compasión, al amor y a las políticas humanas. Queremos un líder que reconozca la diversidad étnica como una herramienta poderosa de unidad, aprendizaje y un futuro del cual todos podamos sentirnos orgullosos.

“Cualquiera que piense que mi historia está siquiera cerca de acabar está tristemente equivocado”. Le deseamos mucho éxito en sus inversiones en bienes raíces y en su carrera como emprendedor. Sin embargo, en cuanto a convertirse en presidente de esta gran nación, Sr. Trump, su historia ha terminado. En su programa de televisión, muy seguido despide a participantes por su pobre liderazgo. Sr. Trump, como un potencial líder de los ciudadanos de Estados Unidos, está despedido.