Vida difícil para ancianos de NY

La abuelita Antonia Bodón cumple 107 años, y es el reflejo de una población que enfrenta grandes necesidades
Vida difícil para ancianos de NY

NUEVA YORK – Nació en el año bisiesto de 1908 en el municipio puertorriqueño de Ponce y tiene una descendencia de 130 nietos, bisnietos y tataranietos, pero Antonia Bodón luce jovial con su blusa brillante y sus uñas esmaltadas en color magenta.

La abuela de 107 años es una institución en el barrio de Hunts Point, en El Bronx. Aún en silla de ruedas mueve los pies al son de Tito Puente y comparte sus memorias de la infancia sabedora de que recordar es volver a vivir.

“Me siento joven. A mi edad me siento feliz y todavía con fuerza”, dijo Antonia. “Vivo pobre, pero orgullosa porque crie a mis 11 hijos y trabajé muy duro allá en mi isla”.

La boricua se mudó al “Condado de la Salsa” en 1991 para recibir el cuidado de sus hijos y nietos, sumándose a la creciente población de ancianos de Nueva York. Según cifras del Departamento de Personas Mayores (NYSOFA) del estado, los neoyorquinos mayores de 65 años en el estado se estiman en más de 2.9 millones y se espera que se incremente a 4.6 millones para el 2040.

De acuerdo con las cifras del Censo, la población personas mayores de 60 en la Gran Manzana es de 1,407,635 y representa el 17.2% de total de residentes. Brooklyn y Queens son los municipios con mayor número de ancianos de más de 60 años, seguido por Manhattan, El Bronx y Staten Island.

Según un informe divulgado en mayo por la oficina del asambleísta Marcos Crespo, que cita a estadísticas de Community Action Association, el 30% de los adultos mayores en la Ciudad de Nueva York son latinos.

Poco para subsistir

Uno de los principales retos de esta población es hacer frente a sus necesidades con muy poco dinero en el bolsillo. La mayoría de ancianos, como Antonia, dependen del Medicare y Medicaid, y de un insuficiente fondo de retiro del Seguro Social, para subsistir.

El promedio mensual del fondo de retiro es de $1,214, según estadísticas de la Administración del Seguro Social, una suma que deja en desventaja a unos 562,000 ancianos en el estado que viven 150% por debajo del umbral de pobreza federal ($17,235 anual por persona).

Para ayudarlos, en el presupuesto recién aprobado por la ciudad para el año fiscal que comenzó el 1 de julio, se incluyeron $25 millones adicionales para los jubilados. El Departamento para Personas Mayores de la ciudad recibirá $4.3 millones para la eliminación de las listas de espera para los programas de cuidado de salud en el hogar, $2 millones para expandir la prevención contra el abuso a los ancianos y $750,000 para fondos para apoyar el programa Apartamentos de Renta Asequible para Jubilados.

“El Concejo Municipal y el alcalde aseguraron una inversión urgente y necesaria en nuestros ancianos”, indicó en un comunicado la concejal Margaret Chin, del Comité para los Asuntos de los Adultos Mayores. “Este presupuesto expande los programas de intervención y prevención en casos de abuso, asegura fondos para la preservación de la vivienda asequible y asegura el acceso a los servicios sociales y el cuidado en casa”.

Ancianos. Foto Credito: Mariela Lombard / El Diario.

(Foto: Mariela Lombard)

Sufren crisis de salud

Pero además de los problemas de falta de dinero para llevar comida a la mesa, una de las principales angustias que viven a diario los ancianos es poder costear el cuidado de la salud.

El Fondo de Nueva York para Adultos Mayores calcula en más de $100, 000 el costo anual de hospitalización y cuidado médico para personas de la tercera edad, una suma incosteable para familias de escasos ingresos.

“Mamita necesita cuidados médicos que en Puerto Rico son difíciles de conseguir y aquí en Nueva York son difíciles de pagar”, comentó la hija de Antonia, Janet Clarillo.

Pero a pesar de las crudas estadísticas, la abuela se considera afortunada de vivir una vejez plena luego de una juventud ardua lavando y planchando para otras familias en su natal Ponce. “La gran ciudad no es buena con todos”, argumentó Antonia, quien el jueves celebró su cumpleaños 107 en una ceremonia organizada por su clínica proveedora de servicios médicos en casa, EssenMed House Calls.

El doctor Sumir Sahgal, que labora para esa compañía que ofrece servicios a unos 4,000 ancianos, el 70% son latinos y algunos que superan los 100 años, reafirmó que los problemas para el acceso de la salud de los ancianos son muy serios. “El reto es grande para las comunidades inmigrantes que están envejeciendo y carecen de un estatus legal. Están en mayor desventaja”.

“Hay una verdadera necesidad de servicios médicos a bajo costo en casa. Las familias latinas no quieren enviar a sus viejos a los acilos, el apego paterno es muy cultural”, indicó Sahgal.

La oficina de Chin, que presionó por más fondos para ancianos para este nuevo año fiscal, calcula que en la ciudad hay unos 2,000 casos en la lista de espera para el programa de comidas de emergencia, atención domiciliaria y asistencia para acceder a Medicaid.

Ancianos. Foto Credito: Mariela Lombard / El Diario.

(Foto: Mariela Lombard)

Crisis de la vivienda

“Los ancianos latinos son las víctimas más vulnerables en la pérdida acelerada de vivienda accesible, porque muchos no hablan inglés”, sostuvo Adolfo López, activista de National Mobilization Against Sweatshops (NMASS), que mantiene una campaña de defensa de la renta de bajo costo para jubilados.

Según la contraloría del estado, dos tercios de los inquilinos en la Ciudad de Nueva York mayores de 70 años enfrentan altos costos de alquiler, una situación que se agrava en barrios con gentrificación como East Harlem. En este vecindario el 75% de los ancianos nacieron en otro país, según el Fondo de Nueva York para Adultos Mayores.

Solicite servicios

El Departamento para Personas Mayores de la ciudad provee programas de nutrición, cuidado médico, entrenamiento laboral y servicios legales, entre otros. Para recibir más información, puede visitar http://www.nyc.gov/aging o llamar al 311 para ubicar el centro de ancianos más cercano a su vecindario.

También puede llamar a The SAGE Center for LGBT Older Adults al  (212) 741-2247 que ofrece servicios para personas de la tercera edad de la comunidad LGBT.

VISIONS at Selis Manor Senior Center al (212) 486-444 extensión 16, que dispones de programas para personas con alguna con discapacidad visual.