Una parada especial en la visita histórica del Papa Francisco

Una parada especial en la visita histórica del Papa Francisco
El Papa Francisco ha pedido específicamente reunirse con los inmigrantes y refugiados durante su visita. /EFE
Foto: EFE

Con Amor es Nuestra Misión como tema, el itinerario de Su Santidad el Papa Francisco para su viaje a los Estados Unidos se dio a conocer el 1 de julio. El Papa va a viajar a los Estados Unidos para asistir al Encuentro Mundial de Familias, el cual tendrá lugar los días 26 y 27 de septiembre en Filadelfia. Muchas personas se sorprenden al darse cuenta que él no ha estado previamente en los Estados Unidos.

Su Santidad visitará Nueva York el 24 y 25 de septiembre primordialmente para dirigirse a las Naciones Unidas. El también llevará a cabo un servicio multi-religioso en la “zona cero”, el sitio de la tragedia del 9/11, y además tendrá una tarde de oración en la Catedral de San Patricio y celebrará una misa en el Madison Square Garden.

De especial importancia y reconocimiento para Caridades Católicas es su visita el viernes 25 de septiembre al lado este de Harlem, Allí, el Papa Francisco visitará familias de inmigrantes y refugiados y a los niños atendidos por agencias de Caridades Católicas en el auditorio de la escuela de Nuestra Señora Reina de los Angeles.

El Papa Francisco ha pedido específicamente reunirse con los inmigrantes y refugiados durante su visita. Miembros de los servicios de inmigración de Caridades Católicas, el programa de jornaleros, y el programa de madres, están construyendo regalos especiales específicamente hechos a mano para el Santo Padre. La emoción es palpable y para aquellos elegidos para crear esos regalos, este se trata de un trabajo de amor – un regalo lleno de innumerables bendiciones.

La elección del Papa Francisco por visitar a los inmigrantes y refugiados es algo sumamente apto para Caridades Católicas. Muchas de nuestras agencias toman muy en serio -día tras día- el llamado de Jesús por “acoger al extranjero” y de servir a los recién llegados a nuestro país con una amplia gama de servicios, tanto en la ciudad de Nueva York como en el Valle del Rio Hudson.

Nuestras despensas alimentan a niños inmigrantes. Agencias en diversos barrios enseñan inglés y educación cívica. Ayudamos a organizar y proteger a los jornaleros. Las madres son ayudadas a formar grupos de apoyo. A los niños que huyen de la violencia en Centroamérica se les proporciona una vivienda segura y los servicios legales adecuados. Los refugiados de Irak y el continente africano reciben ayuda para su reasentamiento. Inmigrantes temerosos reciben ayuda acerca de cómo evitar la explotación y el fraude. Las familias son reunidas. Y en muchas más formas, nuestras agencias de Caridades Católicas acogen e integran a los inmigrantes y refugiados. Además de ser ayudados, se crea la esperanza de una vida mejor.

Nuestras agencias de Caridades Católicas cumplen con el claro mensaje del Papa Francisco: “El ayudar a los pobres y vulnerables de todas las religiones, es fundamental para nuestra fe cristiana”. Nuestro trabajo responde a casi todas las necesidades humanas y la visión de nuestra caridad no tiene límites.