Apresan francés por abusar sexualmente de menores

Junto con su amante se dedicaban a reclutar a niños de la comunidad turística El Limón, de Samaná

Santo Domingo.– Las autoridades apresaron a un francés que junto a su amante dominicano se dedicaban a reclutar a niños de la comunidad turística El Limón, de Samaná (norte), para prostituirlos y utilizarlos como protagonistas de cintas pornográficas que luego comercializa a nivel  internacional.

La Procuraduría General informó que el francés Pascal Windland, de 53 años de edad, quien mantenía una relación de carácter amorosa con el dominicano Edward Gervacio Burgos, de 19, visitaba con frecuencia países como México, Guatemala, Perú, Bélice, Tailandia y Camboya.

El imputado Pascal Windland

“No vivía (Windland) de manera fija en nuestro país, sino que realizaba visitas por temporadas cortas desde hace unos años y se aprovechaba de los menores de edad del sexo masculino, para filmarlos, fotografiarlos y abusar de ellos”, informaron el titular de la Procuraduría Especializada contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y la Trata de Personas, Jonathan Baró, y el fiscal de Samaná, Robert Justo.

Los dos funcionarios explicaron que la pareja de homosexuales se dedicaba a reclutar a niños de entre 10 y 15 años de edad para usarlos en la filmación de vídeos sexuales que luego distribuían a clientes de otros países.

Baró y Justo acusaron a los sospechosos de incurrir en acciones de pederastia en el caso de al menos tres niños de 10, 13 y 15 años, residentes en el barrio Catanga, de El Limón.

Explicaron que el francés Windland  ya tenía dos expedientes por corrupción de menores en su país, que datan de los años 1985 y 1989.

Al extranjero se le ocuparon 111 piezas de ropas de niños, que incluían tangas, trajes de baño para niños y blusas de mujer, así como 30 conjuntos para niñas de diversos colores y un bulto negro con cinco esposas, incluyendo dos de juguetes y tres de metal.

Asimismo, ocho juguetes sexuales de goma, así como una bombita erótica, un Ipad, un celular con dos sim de diferentes compañías telefónicas y una computadora.

También, el carro marca Hyundai, placa A63202, color rojo, que estaba estacionado en el patio de la vivienda donde residía el turista francés, su pasaporte, marcado con el número 13FV06608, y un permiso de conducir.

Baró y Justo explicaron que Gervacio Burgos se dedicaba a captara  los menores de edad para proporcionarlos a  Windland, quien “por igual captaba, transportaba y daba acogida a personas menores de edad con fines de explotación sexual”.

Dijeron que el turista europeo sometía a los menores a  “actos de tortura y barbarie, tales como esposarlos de pies y manos, amordazarlos y azotarlos con látigos”. “De igual forma hacía que se le practicara sexo oral”, añadieron.

Indicaron que las víctimas explicaron a Nilka Virginia Castillo Johnson, fiscal de Niños, Niñas y Adolescentes de Samaná, que luego de que los imputados les daban dinero, “los amarraban y les tomaban fotografías en tanga y bikini de mujer, además de que les ponían bombitas en los senos y los hacían modelar en pantaloncillos, y después supuestamente cometían abuso sexual”.

Las autoridades investigaron al extranjero después de que algunos padres denunciaron que sus hijos menores de edad manejaban sumas de dinero y denunciaron que habrían sido víctimas de agresión sexual.

Los dos imputados enfrentan la posibilidad de condenas de 30 años de cárcel por violación a las leyes sobre protección a niños, niñas y adolescentes (Código del Menor), la de delitos de alta tecnología y la que condena la trata y el tráfico de Personas.